Prueba BMW M235i PORTADA

PRUEBA: BMW M235i

Hoy ponemos a prueba el BMW M235i, la versión más picante de la gama del Serie 2 Coupé. Este modelo nos ha dejado entusiasmados por su fantástico comportamiento y portentosa mecánica, una combinación que proporciona un auténtico cóctel de sensaciones deportivas a todo el que se sienta a los mandos.

Teníamos muchas ganas de poner a prueba el BMW M235i, sobre todo desde que descubrimos las bondades del Serie 2 Coupé cuando nos pusimos al volante del BMW 220d. Si este último modelo nos dejó muy buen sabor de boca, te puedes imaginar lo que pasará después de que BMW M GmbH haya sustituido el motor turbodiésel por un bloque de gasolina turboalimentado de seis cilindros en línea con 326 CV, retocado las suspensiones y el chasis, mejorado los frenos y añadido un diferencial de deslizamiento limitado.

El BMW M235i es el coupé más pequeño y dinámico de la marca. Se diferencia de sus hermanos de gama por su diseño exterior, que ha sido optimizado para mejorar la aerodinámica y cuanta con unos paragolpes específicos, unas llantas de aleación ligera de 18 pulgadas de diámetro, una doble salida de escape y numerosos logotipos identificativos repartidos por el exterior. Eso sí, cualquier propietario de un Serie 2 convencional podrá dejar su coche con un aspecto muy parecido al del M235i recurriendo al conocido como Paquete deportivo M -idéntico salvo por algunos detalles, como los escapes o los frenos-.

BMW M235i prueba trasera movimiento

Con una longitud de 4,44 metros, una anchura de 1,74 y una altura de 1,4 metros, este modelo luce una imagen mucho más estilizada que la que ofrecen sus ‘hermanos’ de tres y cinco puertas, los Serie 1 con los que comparte estructura y numerosos componentes (Prueba BMW M135i xDrive). Además, el color Rojo ‘Melbourne’ que luce la carrocería del M235i de la prueba le sienta como anillo al dedo, resaltando las proporcionadas y atractivas líneas exteriores.

BMW M235i prueba

Abrimos la puerta para subirnos a bordo del BMW M235i y descubrimos la presencia de unas molduras de protección en el umbral de las puertas con la leyenda “M235i”, de unos asientos deportivos tapizados en cuero negro -opcional por 1.714 euros- y de un volante M con un aro grueso y muy agradable al tacto. Pero hay más diferencias con respecto a un Serie 2 convencional, como el guarnecido del techo en color antracita, las molduras decorativas de aluminio, el reposapiés firmado por M o el cuadro de relojes, que es específico de esta versión.

Prueba BMW M235i (52)

Con la llave en el bolsillo -un elemento que, por cierto, está adornado con detalles de color azul-, presionamos el botón de arranque y el motor 3.0 M Performance TwinPower Turbo cobra vida. Y lo hace mientras los escapes emiten un sonido que, como aficionados y amantes de los motores de seis cilindros en línea de BMW, nos pone literalmente lo pelos de punta. No es ni mucho menos escandaloso, más bien es de ese tipo de sonido que sólo llama la atención a los que saben lo que tienen delante.

Prueba BMW M235i (49)

Este propulsor produce una potencia máxima de 326 CV y 450 Nm de par, disponibles de manera constantes desde tan sólo 1.300 revoluciones hasta 4.500 rpm, mientras que la cifra de potencia máxima se obtiene en la parte alta del cuenta vueltas -entre 5.800 y 6.000 rpm-. ¿En qué se traducen todos estos números? Pues en una respuesta instantánea y muy contundente a cualquier rango de revoluciones.

Si a esto le sumamos efectividad de la caja de cambios automática de ocho velocidades que monta el BMW M235i de la prueba, que gracias a unas relaciones muy bien escalonadas ofrece un equilibrio casi perfecto entre deportividad y economía de uso -durante la prueba, sorprendentemente, hemos igualado la cifra de consumo homologado, fijada en 7,6 l/100km-, tenemos un conjunto motor/transmisión capaz de hacer ‘babear’ a cualquier aficionado.

Prueba BMW M235i (40)

Pero como te podrás imaginar, de nada sirve tener un buen motor si el resto del conjunto no acompaña y en este sentido, el BMW M235i tampoco decepciona. Los chicos de BMW M GmbH ha recalibrado el tarado de los amortiguadores, de las suspensiones y han introducido cambios en el eje delantero, que además, dispone de una dirección deportiva variable de serie -de muy buen tacto, por cierto-. A todo esto debemos sumar la presencia de unos frenos de disco sobredimensionados, de unos neumáticos con gran capacidad de agarre y de un efectivo diferencial de deslizamiento limitado, que sólo trabaja con el control de estabilidad DSC desconectado para evitar sustos inesperados.

Prueba BMW M235i (56)

Pisamos el pedal de freno, seleccionamos la ‘D’ en la caja de cambios, activamos el modo Sport+ -hay cuatro modos disponibles: ‘EcoPro’, ‘Confort’, ‘Sport’ y ‘Sport+’- y nos ponemos en marcha. Desde los primeros metros, el motor nos sorprende con un empuje salvaje prácticamente desde el ralentí, que se torna en un auténtico torbellino de sensaciones conforme el tacómetro se aproxima al límite de giro del motor, situado más allá de las 6.000 revoluciones por minuto.

Prueba BMW M235i (61)

Conforme vamos ganado velocidad, subimos de relación empleando las levas que hay tras el volante para manejar la caja de cambios y esa sensación de empuje que mencionábamos antes no desaparece. De hecho, si no fuera por el sonido que emite el propulsor M Performance TwinPower Turbo y también artificialmente los altavoces del coche -recuerda que BMW emplea esta tecnología en sus modelos más deportivos-, podríamos llegar a pensar por la contundente respuesta que ofrece a cualquier régimen que estamos llevando un modelo eléctrico.

Prueba BMW M235i (54)

A lo largo de la semana que ha pasado con nosotros el BMW Serie 2 más deportivo, hemos recorrido más de 1.000 kilómetros por todo tipo de vías y situaciones. Desde un relajado viaje por autopista -de más de 500 kilómetros- hasta centenares de kilómetros por retorcidas carreteras de montaña, sin olvidarnos de las atestadas calles de una ciudad como Madrid. En ningún momento nos ha defraudado, más bien todo lo contrario.

Prueba BMW M235i (28)

El BMW M235i es capaz de combinar lo mejor de dos mundos muy distintos. Por un lado, es un rabioso deportivo, dócil y fácil de llevar con las ayudas electrónicas activas pero que con ellas apagadas, se transforma en un verdadero ‘caramelo’ para los amantes de los vehículos de propulsión. Y por otro lado, en el día a día, la combinación de la efectiva caja de cambios automática y del espectacular rendimiento del motor, nos permite disfrutar de un vehículo muy agradable de conducir, relajado, silencioso y con el que es posible obtener medias de consumo relativamente contenidas. Sólo podemos criticar un único aspecto de este modelo: su precio, desde 52.723 euros.

A favor…
+ Rendimiento mecánico
+ Comportamiento dinámico
+ Consumos

En contra…
– Precio
– Equipamiento opcional
– Espacio justo en las plazas traseras

Ficha técnica BMW M235i Aut.
Motor Cilindrada 2.979 cc
Cilindros 6 en línea
Potencia Máxima 326 CV / 5.800 – 6.000 rpm
Par Máximo 450 Nm / 1.300 – 4.500 rpm
Transmisión Caja de Cambios Automático 8 velocidades
Tracción Trasera
Suspensión Delantera Tipo McPherson / Resorte helicoidal
Trasera Paralelogramo deformable / Resorte helicoidal
Dimensiones Longitud 4.454 mm
Anchura 1.774 mm
Altura 1.408 mm
Distancia entre Ejes 2.690 mm
Alimentación Tipo de Alimentación Inyección directa. Turbo. Intercooler
Peso Peso 1.545 kg
Prestaciones Velocidad Máxima 250 km/h
Aceleración 0-100 Km/h 4,8 seg
Consumos Urbano 10,3 l/100 km
Extraurbano 5,9 l/100 km
Combinado 7,6 l/100 km
Emisiones Emisión CO2 176 g/km
Precio Precio Oficial 52.724 euros

Texto: Nacho de Haro
Fotos: Álex Aguilar

 

Tags

Noticias relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

Si desea obtener información sobre definición de cookies en internet pinche aquí.

CERRAR