prueba BMW i8

PRUEBA: BMW i8

Ponemos a prueba el BMW i8, el coche más exclusivo y avanzado de la firma de Munich. Equipa un motor de combustión de tres cilindros y otro eléctrico que en conjunto suman 362 CV. Destaca por su llamativa imagen y por su chasis en fibra de carbono.

El BMW i8 es un coche deportivo híbrido enchufable que fue introducido como el prototipo BMW Vision Efficient Dynamics Concept durante el Salón de Frankfurt 2009. Solo tuvieron que pasar cinco años para que BMW consiguiera producir la primera generación de este moderno y atrevido vehículo, el cual ya se encuentra a la venta en 50 mercados alrededor del mundo.

La clave para el rápido desarrollo de nuevos vehículos desde sus propuestas conceptuales ha sido –en gran parte- la combinación entre los sofisticados ordenadores e innovadoras impresoras 3D. Pero BMW lidera la carrera de creación de vehículos en fibra de carbono –como el i8– gracias a las magníficas inversiones para construir instalaciones propias dedicadas al desarrollo de nuevas técnicas de fabricación en este material.

prueba-BMW-i8

Por fuera, el i8 aplica nuevos conceptos aerodinámicos que no solo mejoran el flujo de aire para minimizar el consumo de energía, sino que también mejoran la estabilidad del vehículo a altas velocidades.

Su motor de combustión de 3 cilindros en línea turbo de 1,5 litros se encuentra ubicado en la parte posterior/central del vehículo y es el mismo que encontramos en el i3. Este es capaz de generar hasta 231 cv a 5.800 rpm y 320 Nm a 3.700. Por otro lado, su motor eléctrico está localizado sobre el eje delantero y puede producir hasta 131 cv y 250 Nm. Las fuerzas combinadas de ambos motores consiguen hasta 362 cv y 570 Nm de par.

sistema-energia-prueba-BMW-i8

Este futurista BMW puede acelerar de 0-100 km/h en 4.4 segundos y es capaz de alcanzar una velocidad máxima de 250 km/h. Su eficiencia de consumo de gasolina es de 2,1 l/100km y las emisiones de carbono han sido estimadas en 49 g/km.

Todas las unidades del BMW i8 cuentan con dos trasmisiones de serie (únicas opciones). La primera es la automática/secuencial de seis velocidades que trabaja exclusivamente con el propulsor de combustión. La segunda transmisión cuenta con solo dos velocidades y trabaja como una caja reductora –controlada electrónicamente- para el motor eléctrico ubicado sobre el eje delantero.

prueba-i8

La batería del i8 puede ser recargada a su máxima capacidad (7.1 KWs) en hora y media utilizando un toma de corriente de 220 voltios. Esta batería de iones de litio puede propulsar este deportivo hasta los 120 km/h y puede recorrer 32.5 km. Para quienes dudan sobre el tiempo de vida de la batería, debo informarte de que BMW ofrece una garantía completa de ocho años o 160.000 kilómetros.

La llave del i8 es claramente una evolución de la tradicional, es un poco más grande y combina plástico con metal. Uno puedo activar y desactivar los pestillos del vehículo a través de ésta, y una vez presionado el botón, el vehículo activa sus futuristas luces con tecnología láser (opcionales).

llave-prueba-BMW-i8 (1)

Sus puertas ‘tipo tijera’ se abren verticalmente y su naturaleza liviana es evidente a través del mínimo esfuerzo necesario para abrirlas y cerrarlas. Por otro lado, el fabricante alemán decidió no recubrir la parte baja de las puertas, dejando la fibra de carbono descubierta.

La atmosfera dentro de su cabina bordea la frontera entre moderna y futurista. El color dominante es el azul eléctrico característico de los productos ‘i’ de BMW. Su panel de instrumentos es 100% digital y su diseño y colores varían de acuerdo con el modo de conducción elegido.

modo-conduccion-sport-prueba-BMW-i8 (3)

Detalles tradicionales dentro de la cabina incluyen el diseño de sus terminales horizontales para el aire acondicionado y sus botones para operar el sistema de sonido. Otra de las novedades es la pantalla ubicada sobre la consola central, la cual puede ser operada a través del botón ubicado en el apoyabrazos central.

El espacio para ambos ocupantes es bastante generoso. Sus asientos son deportivos y el conductor puede ajustar su posición a través de los controles eléctricos para encontrar la posición ideal.

interior-prueba-BMW-i8

Comenzamos la prueba del BMW i8 presionando el botón de arranque, localizado cerca de la palanca de transmisión. Ya que el modo inicial es el eléctrico, el vehículo no emite sonido alguno, es por ello que instalaron un breve sonido ambiental bastante futurista para advertir al conductor y ocupante que el coche se encuentra activo.

La experiencia de conducción del BMW i8 es inigualable. La combinación de ambas fuentes de poder, la excelente distribución de su masa y su naturaleza de composición liviana (1,485kg), hacen que este deportivo ofrezca un manejo muy divertido.

prueba-dinamica-BMW-i8

Los diferentes modos de manejo seleccionables desde la cabina ofrecen suficientes alternativas que ajustan el carácter del vehículo, dependiendo del objetivo del conductor de turno. La propulsión puede ser 100% eléctrica, 100% gasolina o combinación de ambas, dependiendo del modo seleccionado (‘Sport’, ‘Comfort’ y ‘Eco Pro’).

Una vez en movimiento y durante la prueba, el BMW i8 demuestra su agilidad y gran maniobrabilidad atravesando curvas. El sistema ‘Torque Vectoring’ trabaja con el sistema ABS aplicando fuerza de frenado a las ruedas internas mientras el vehículo atraviesa las curvas a velocidades altas. Este es un sistema que encontramos con mayor frecuencia en vehículos deportivos por su gran efectividad.

prueba-i8

El sonido emitido por su pequeño motor de combustión es redirigido a la cabina para crear un ambiente que los aficionados disfrutarán. Una de las debilidades de este deportivo son sus limitaciones de velocidad y aceleración. Es por esta razón que me parecería razonable que BMW ofreciera una versión M de este híbrido.

El precio oficial del BMW i8 es de 132.092 euros, nada mal considerando su imagen exótica, la sofisticación de las tecnologías aplicadas en su fabricación, iluminación (el primero con sistema de iluminación láser -11.570 euros-), propulsión, seguridad y control.

prueba BMW i8

Definitivamente este vehículo es un gran logro para el fabricante y marca la pauta para los próximos vehículos con diseños futuristas.

Ficha técnica BMW i8
Motor Cilindrada 1.497 cc
Cilindros 3 en línea
Potencia Máxima 231 CV (eléctrico 131 CV) totalales 362 CV
Par Máximo 320 Nm / 3.700 rpm (eléctrico 250 Nm)
Transmisión Caja de Cambios Automático, 6 velocidades
Tracción Total
Suspensión Delantera Paralelogramo deformable / Resorte helicoidal / Barra estabilizadora
Trasera Paralelogramo deformable / Resorte helicoidal / Barra estabilizadora
Dimensiones Longitud 4.689 mm
Anchura 1.942 mm
Altura 1.293 mm
Distancia entre Ejes 2.800 mm
Alimentación Tipo de Alimentación Inyección directa. Turbo. Intercooler
Peso Peso 1.560 kg
Prestaciones Velocidad Máxima 250 km/h
Aceleración 0-100 Km/h 4,4 seg
Consumos Urbano 0,0 l/100 km
Extraurbano 0,0 l/100 km
Combinado 2,5 l/100 km
Emisiones Emisión CO2 49 g/km
Precio Precio Oficial 132.092 euros

Tags

Noticias relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

Si desea obtener información sobre definición de cookies en internet pinche aquí.

CERRAR