PRUEBA: Audi R8 Spyder 420 CV

PRUEBA: Audi R8 Spyder 4.2 FSI

El Audi R8 Spyder 4.2 FSI que hoy probamos es uno de los mejores deportivos del mercado, no tanto por ser el más dinámico o el más rápido, que no lo es ni lo pretende, pero sí por la capacidad que tiene para poder ser utilizado a diario. ¿Quieres saber qué se siente al vivir una semana con este modelo? Te lo contamos.

Han pasado muchos años desde que la firma de los cuatro aros lanzara al mercado en 2007 el R8, pero a pesar de todo este tiempo y gracias a los últimos cambios introducidos en el modelo, sigue resultando tan atractivo y apetitoso como el primer día. Para demostrar que sigue siendo así, hemos puesto a prueba el Audi R8 Spyder 4.2 FSI asociado al nuevo cambio automático S tronic de doble embrague, un modelo pensado por y para hacernos disfrutar al volante con la inigualable melodía de fondo que proporciona el motor V8 atmosférico.

PRUEBA: Audi R8 Spyder 4.2 FSI

El Audi R8 Spyder 4.2 FSI no es ni el más potente ni el más deportivo de la gama, para eso ya están las versiones con motor V10 de hasta 550 CV, mucho más veloces pero también más caras. Una de las principales bazas del Audi R8 es la estética del coche, con un diseño al que no le pesan los años y que continúa resultando tan llamativo como la primera vez que lo vimos.

PRUEBA Audi R8 Spyder 4.2 FSI (65)

Si te gusta pasar desapercibido, está claro que este no es el coche que buscas. Si la versión coupé ya despierta el interés del resto de usuarios de la vía, el R8 Spyder que probamos todavía más gracias a su carrocería descapotable. Sin embargo, personalmente considero que la versión de techo rígido está mejor proporcionada visualmente que esta variante, en parte debido a que los ‘sideblades’ laterales son un elemento característico del R8 pero curiosamente el descapotable prescinde de ellos.

PRUEBA: Audi R8 Spyder 4.2 FSI

Con el último restyling al que fue sometido el modelo, cambiaron ligeramente el aspecto de los parachoques, de los faros y de la parrilla delantera. Además, las versiones equipadas con motor V8 abandonaron las cuatro salidas de escape que tenían (dos a cada lado) en favor de dos enormes colas circulares heredadas de la versión GT. El R8 Spyder V8 S tronic que la marca nos cedió para realizar la prueba estaba acabado en blanco ‘Ibis’ con la capota de lona de color rojo y equipaba las llantas opcionales de 10 radios y 19 pulgadas de diámetro en acabado brillante -1.330 euros-, con neumáticos de diferente medida en cada eje (235/35 en el delantero y 305/30 en el trasero).

PRUEBA Audi R8 Spyder 4.2 FSI (35)

El Audi R8 Spyder pesa, con el cambio automático y el motor V8, 1.760 kilogramos. Esto supone un incremento de nada menos que 100 kilogramos con respecto a la versión coupé, de los cuales 42 kg corresponden al techo y su mecanismo de apertura y cierre (operación que puede completar en 19 segundos a una velocidad de hasta 50 km/h) y el resto a los diferentes refuerzos estructurales. En cualquier caso, a pesar de emplear un bastidor de aluminio este vehículo no destaca por su ligereza

PRUEBA Audi R8 Spyder 4.2 FSI (77)

La luneta posterior, situada entre el habitáculo y el compartimento del motor, se puede subir y bajar a voluntad con un interruptor ubicado en el túnel de transmisión y hace las veces de deflector aerodinámico cuando circulamos descapotados. Para proteger a los ocupantes en caso de vuelco, monta unas barras de protección tras los asientos que saldrán cuando sea necesario.

PRUEBA Audi R8 Spyder 4.2 FSI (63)

Como ya hemos dicho, el Audi R8 Spyder de la prueba equipaba el motor V8 de 4.163 centímetros cúbicos en posición central longitudinal. Este propulsor es prácticamente idéntico al V10 de 5.204 centímetros cúbicos pero con dos cilindros menos. Ambas motorizaciones se ensamblan a mano en la planta de Györ (Hungría) y tienen lubricación por cárter seco, lo que permite colocar el bloque más cerca del suelo ayudando a reducir el centro de gravedad. El motor 4.2 V8 FSI entrega 430 caballos de potencia a 7.900 revoluciones y un par motor 430 Nm constante entre 4.500 y 6.000 rpm.

PRUEBA: Audi R8 Spyder 4.2 FSI

Este propulsor es idéntico al que monta los RS5 y RS4 (Prueba Audi RS4 Avant), pero en estos dos entrega más potencia a más revoluciones por minuto -450 CV a 8.250 rpm- y la misma cifra de par pero en un rango más amplio vueltas. Como en sus hermanos deportivos, las salidas de escape disponen de unos ‘flaps’ que se abren para aumentar la sonoridad del motor bien pulsando un botón o cuando se alcanzan ciertas revoluciones por minuto. La melodía que emana de las dos grandes salidas circulares es simplemente espectacular, especialmente cuando estiramos las marchas por encima de las 8.000 revoluciones.

PRUEBA Audi R8 Spyder 4.2 FSI (84)

La principal novedad que incorporo el R8 tras su última actualización no se ve desde el exterior. Nos referimos al cambio automático opcional S tronic de doble embrague con siete velocidades, que sustituye al anterior R tronic de funcionamiento mucho más violento. Con el nuevo cambio, el R8 se transforma en un vehículo más agradable de conducir en cualquier circunstancia, aunque hay que decir que la caja anterior era más estimulante cuando decidíamos exprimir las capacidades del propulsor por la ‘patada’ que te pegaba al cambiar de marcha -más estimulante, pero más lento y menos efectivo-.

PRUEBA Audi R8 Spyder 4.2 FSI (110)

Las prestaciones que obtiene el Audi R8 Spyder 4.2 FSI S tronic de la prueba con este motor y cambio son considerablemente mejores que con el R tronic. El paso de 0 a 100 km/h se completa en 4,5 segundos -tres décimas más rápido- y alcanza una velocidad máxima de 300 km/h. Sobre el papel estas cifras impresionan, pero la realidad es que nos decepcionó un poco al volante, pues su impactante imagen exterior invita a pensar que será todavía más veloz. En este sentido, la capacidad de aceleración de un RS7 (Prueba Audi RS7 Sportback) e incluso de un Audi TT RS (Prueba Audi TT RS plus) impresiona más.

PRUEBA Audi R8 Spyder 4.2 FSI (75)

Esto que podría considerarse como un punto negativo en un coche deportivo de más de 160.000 euros, pasa a un segundo plano, te explico por qué. La clave está en la carrocería descapotable del R8 Spyder, que no es tan rígida como la del coupé y que por lo tanto no te ‘invita’ a buscar tanto el límite en las curvas. No hace falta ir muy rápido con este coche para disfrutar, sólo debes asegurarte de llevar el techo plegado y de haber pulsado el botón ‘Sport’, que abre las válvulas del sistema escape.

A favor…
+ Exclusividad
+ Diseño
+ Sonido

En contra…
– Prestaciones
– Maletero
– Precio

Ficha técnica Audi R8 Spyder 4.2 FSI S tronic
Motor Cilindrada 4.163 cc
Cilindros V8
Potencia Máxima 430 CV a 7.900 rpm
Par Máximo 430 Nm / 4.500 – 6.000 rpm
Transmisión Caja de Cambios Automático, 7 velocidades
Tracción Total
Suspensión Delantera Paralelogramo deformable / Resorte helicoidal / Barra estabilizadora
Trasera Paralelogramo deformable / Resorte helicoidal / Barra estabilizadora
Dimensiones Longitud 4.444 mm
Anchura 1.904 mm
Altura 1.244 mm
Distancia entre Ejes 2.650 mm
Alimentación Tipo de Alimentación Inyección directa. Admisión variable.
Peso 1.760 Kg
Prestaciones Velocidad Máxima 300 km/h
Aceleración 0-100 Km/h 4,5 seg
Consumos Urbano 19,6 l/100 km
Extraurbano 8,6 l/100 km
Combinado 12,6 l/100 km
Emisiones Emisión CO2 294 g/km
Precio Precio Oficial 160.215 euros

Texto: Nacho de Haro
Fotos: Álex Aguilar

Tags

Noticias relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

Si desea obtener información sobre definición de cookies en internet pinche aquí.

CERRAR