Prueba Audi Q2 2.0 TDI 190 CV S-tronic

PRUEBA: Audi Q2 2.0 TDI 190 CV S-tronic

Antes de empezar esta prueba del Audi Q2 era escéptico: no me gusta demasiado el concepto SUV y debo confesar que tenía pocas esperanzas depositadas en el último modelo de la compañía de Ingolstadt. Tras estar una semana con él, hay algo que tengo muy claro: este coche representa a la perfección lo que debe ser un SUV, o lo que mucha gente entiende qué debe ser un SUV. 

Sí amigos, la prueba del Audi Q2 me ha mostrado a la cara lo que realmente significa un SUV, sin aditivos, sin anestesia, claro como el agua transparente de un río glaciar de los Alpes. Y es que aunque de primeras todo el mundo parece tenerlo claro, cuando entras en materia y preguntas a tus amigos y familiares ¿qué es un SUV? Las preguntas no siempre tienen una misma respuesta clara y contundente. ¿Qué es un coupé? Pues un coche de dos puertas con ciertas aptitudes deportivas y una imagen algo más jovial. Pero, ¿qué es un SUV? Piensa en ello…

Algunos podrán decir que un SUV es un turismo sobreelevado, al más puro estilo crossover. Otros dirán que es un todo terreno, (qué ambiciosos). Otros pueden decir que es una especie de turismo familiar, con lo bueno de esto en términos de practicidad, pero con una imagen más potente y robusta, que transmite mayor seguridad. Esto ya se va acercando más a mi punto de vista. Y es que, creo que un SUV, antes de nada, es un coche que entra por los ojos. Sí, para mí un SUV debe ser un coche que representa lo mejor de la imagen de un todoterreno pero siendo efectivo en asfalto, a la vez que práctico y coqueto. En definitiva, un coche ‘cool’ que debe conquistar por su imagen.

Prueba Audi Q2

Estás en lo cierto: tras la prueba del Audi Q2 2.0 TDI 190 CV S-tronic creo que por fin he encontrado un todocamino que reúne todas las características de lo que debe ser un SUV, tal como lo veo representado en mi cabeza. Cuando Audi presentó el Q2 me quedé algo frío: demasiado pequeño, demasiado parecido a otros conceptos. Pero cuando lo analizas detenidamente y lo comparas con sus hermanos de gama, te das cuenta que probablemente tenga mucho más sentido que estos. Desprende una imagen más jovial, una imagen más divertida: solamente necesitas echar un vistazo a la gama de colores para darte cuenta; se ha presentado en color amarillo y nadie ha dicho nada, el Q3 o el Q5 los pintas de amarillo y sería como plantar a la ‘Pantoja de Puerto Rico’ en Buckingham Palace.

‘Mi’ Audi Q2 de pruebas es un buen ejemplo. El color Azul Ara me parece una magnífica opción para un coche así: es elegante y sofisticado, pero tiene un punto desenfadado muy interesante. Las enormes llantas de aleación multirradio de 19 pulgadas y el paquete estético S-Line ponen la guinda al conjunto. Me doy cuenta de que la gente lo mira. ¡Qué Audi tan chulo! Por delante me parece mucho más emocionante que el Audi Q3: la nueva parrilla, que será copiada por otros modelos más adelante, es un acierto.

interior Audi Q2 2.0 TDI 190 CV S-tronic

La parte trasera es más aburrida, pero no hace falta llegar hasta allí: el frontal de un coche resulta mucho más determinante que la trasera para aquellos que buscan esa primera impresión. Es más poderosa, más representativa. El lateral me parece interesante, con una línea lateral dividida y trazada con tiralíneas que desemboca en una especie de ‘sideblade’ al más puro estilo R8 en el ‘pilar C’, que es totalmente personalizable como en el superdeportivo.

Te interesa: prueba Audi R8 V10 540 CV 2015

El interior es prácticamente idéntico al del Audi A3, y eso no es malo: sencillo, simple, minimalista, pero con un nivel de acabados y de calidad general muy bueno. Si encima, como es mi caso, te pones tonto con la lista de opciones, lo puedes llegar a dejar muy bien terminado, aunque el susto al pasar por caja puede ser interesante: más tarde hablaremos sobre esto.

Prueba dinámica Audi Q2 2.0 TDI 190 CV S-tronic

Estéticamente me parece un producto seductor para aquellas personas que no les gustan demasiado los coches y quieren algo bien fabricado, que puedan utilizar para crear envidia ante sus compañeros de trabajo (los que no saben de coches) y con un precio relativamente accesible. Hoy estoy probando la versión más potente de la gama (y por ende, la más cara): se trata del Audi Q2 2.0 TDI Quattro S-tronic, es decir, con tracción integral y cambio automático. Tiene 190 CV y a este motor le quedan ya pocos secretos que guardar: lo puede montar desde un Audi A3 hasta un Audi Q5 2017, modelo que probamos hace unos meses.

Empiezo la prueba del Audi Q2 en su hábitat natural: la ciudad. Sí, amigos, ni siquiera se podría decir que ha nacido para el asfalto, creo que el Q2 es el coche perfecto para la urbe: su postura al volante es ligeramente elevada y su tamaño, apenas 20 centímetros más largo que un Audi A1 Sportback, lo convierten en el SUV perfecto para conquistar la ciudad con estilo. Ese rollo juvenil, con altas posibilidades de personalización, enfatizan esa sensación de coche urbano.

pilar c Audi Q2

Debo decir que se mueve como pez en el agua en las calles de Barcelona: la gente lo mira y tiene detalles que molan, como por ejemplo los intermitentes dinámicos. Seguro que hay personas que piensan que es más caro de lo que realmente es. También resulta curioso la percepción que tiene la gente del coche: de primeras, lo ven de morro, y todo el mundo piensa que es un coche mucho más grande. Cuando entran en las plazas traseras, se dan de bruces con la realidad. ¡Pero entra por los ojos! No lo olvides.

Y es que en el interior, milagros los justos. Mide lo que mide, por lo que el espacio interior es el que se espera: detrás, dos adultos pueden viajar cómodamente, salvo que midan más de 1,90. Sin excesos, sin demasiada holgura, pero sin problemas; delante, mejor: resulta un coche con una postura al volante fácil de encontrar. El Q2 de pruebas incorpora el Audi Virtual Cockpit, el cuadro de mandos digital, y la verdad es que en ciudad es un sistema que resulta muy útil, especialmente si abusas del navegador.

Prueba Audi Q2 2.0 TDI 190 CV S-tronic

Toca salir de la ciudad y el coche resulta cómodo y con un pisar noble. La suspensión deportiva hace que filtre las irregularidades al interior de manera evidente, algo que enfatiza también el perfil bajo del neumático (no lo olvides, llanta de 19 pulgadas, entra por los ojos). La dirección es demasiado suave y no comunica todo lo que me gustaría: parece más pensada para la ciudad, como la de un Audi A1, por ejemplo. El motor empuja de manera adecuada, aunque tampoco se puede considerar que vaya sobradísimo: yo intentaría huir a toda costa de las versiones de 116 CV, este es el motor acertado.

El propulsor, además, resulta algo ruidoso: el interior no está tan bien insonorizado como el de sus hermanos superiores de gama. No obstante, tampoco molesta y los kilómetros se realizan sin sufrimiento. En zona de curvas, su comportamiento apenas dista demasiado del de cualquier compacto medio, tiende a subvirar y, pese a la suspensión deportiva, los balanceos son algo más importantes de lo que me gustaría. Pero aún con todo, se defiende bastante bien: más que suficiente para la mayoría. Eso sí, se queda claramente por detrás de otros SUV con un toque más deportivo como por ejemplo el Alfa Romeo Stelvio.

Prueba Audi Q2 2.0 TDI 190 CV S-tronic

En zonas bacheadas y en caminos, responde bien y lejos de lo que parece, su pequeño tamaño es interesante para recorrer pistas y caminos de tierra. No es un coche pensado para hacer el cabra, pero gracias a su menor peso, su menor batalla, sus neumáticos más estrechos y la tracción integral, me atrevería a decir que en situaciones complicadas podría salir mejor parado que sus hermanos mayores.

Empecé la prueba del coche con la sensación de que sería un automóvil que no me iba a gustar, pero la termino con un mejor sabor de boca. El Audi Q2 es un SUV pensado para la ciudad y para la gente moderna, menos serio que un Audi Q5 y más sencillo en general, pero cumple perfectamente con el estereotipo de cómo debe ser un SUV, al menos bajo mi punto de vista.

Prueba offroad Audi Q2 2.0 TDI 190 CV S-tronic

Este sorprendente y rocambolesco idilio de amor, no obstante, iba a terminar de golpe y porrazo. Y debo decir que yo tuve la culpa: entré en el configurador online de Audi para comprobar qué precio tenía mi unidad de pruebas. En ese momento, mi cara cambió, como al entrar en tu cuarto y ver a tu pareja con otro. ¡Más de 55.000 euros! ¿Cómo era posible? Entre la lista de opciones, tapicería de cuero, faros full LED, todos los sistemas de ayuda a la conducción imaginables, etc. ¡Qué barbaridad!

El Audi Q2 me ha gustado más de lo que pensaba, me parece un coche sincero e interesante para los amantes de la imagen. Pero la imagen es demasiado cara como para ser un motivo suficiente. Es un buen coche, pero no es mucho mejor que un SEAT Ateca, un Peugeot 3008 o un Volkswagen Tiguan. Seguro que hace un rato, cuando lo he comparado con un Alfa Romeo Stelvio, has pensado: ¿qué dice este tío? ¿Ahora lo ves? Por ese precio es perfectamente comparable. Es cierto, puedes pedirlo sin tantos extras y problema solucionado: el precio base del Q2 2.0 TDI de 190 CV es de 39.470 euros y sí, tienes razón, ese es un precio mucho más interesante. No obstante, si lo dejas pelado te estás cargando buena parte de su encanto, ese estilo único y fanfarrón, deportivo y jovial. No lo olvides: el Audi Q2 es un coche que entra por los ojos, si le quitas eso, pierde toda la gracia.

Prueba Audi Q2 2.0 TDI 190 CV S-tronic

A destacar A mejorar
Estilo jovial Precio
Calidad general Habitabilidad plazas traseras
Tecnología Equipamiento de serie
Ficha técnica Audi Q2 2.0 TDI 190 CV S-tronic
Motor Cilindrada 1.968 cc
Cilindros 4 en línea
Potencia máxima 190 CV /3.500-4.000 rpm
Par máximo 400 Nm /1.900-3.330 rpm
Transmisión Caja de cambios Automático, 7 velocidades
Tracción Total
Suspensión Delantera Tipo McPherson / Resorte helicoidal / Barra estabilizadora
Trasera Paralelogramo deformable / Resorte helicoidal / Barra estabilizadora
Dimensiones Longitud 4.191 mm
Anchura 1.794 mm
Altura 1.508 mm
Distancia entre ejes 2.595 mm
Alimentación Tipo de alimentación Inyección directa por conducto común. Admisión Variable. Turbo. Geometría variable.
Peso Peso 1.555 kg
Prestaciones Velocidad máxima 218 km/h
Aceleración 0-100 km/h 7,3 seg
Consumos Urbano 5,8 l/100 km
Extraurbano 4,6 l/100 km
Combinado 5,0 l/100 km
Emisiones Emisión CO2 132 g/km
Precio Precio final 39.470 euros

Fotos: Raul Salinas Automotive Photography

Tags

Noticias relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

Si desea obtener información sobre definición de cookies en internet pinche aquí.

ACEPTAR
Aviso de cookies