Las obras en la carretera multiplican el riesgo de accidente

Los principales imprevistos ante los que el conductor se enfrenta son los tramos de obras. Estos obligan a realizar una reducción brusca de la velocidad y pasar de 120 km/h a 60 km/h con el consiguiente riesgo de frenadas violentas. Cuando se llega a una zona de obras, hay que disminuir la velocidad y prestar […]

Los principales imprevistos ante los que el conductor se enfrenta son los tramos de obras. Estos obligan a realizar una reducción brusca de la velocidad y pasar de 120 km/h a 60 km/h con el consiguiente riesgo de frenadas violentas. Cuando se llega a una zona de obras, hay que disminuir la velocidad y prestar atención a las señales de tráfico especiales.

CEA es consciente de la necesidad de realizar obras de mantenimiento en la red viaria española. El verano es la fecha elegida por las distintas administraciones para realizar este mantenimiento, gracias al buen tiempo que hace que el material se asiente mejor y más rápido. Sin embargo, el Comisariado Europeo del Automóvil opina que el Ministerio de Fomento debería seleccionar mejor las fechas para realizar estas obras en algunas de las vías principales del Estado.

La densidad del tráfico y el mantenimiento de la vía

Otro motivo por el que la Administración Pública ejecuta las obras viales en verano es la disminución del tráfico rodado. Es cierto que en muchas zonas disminuye la densidad de tráfico de vehículos y es la mejor fecha para realizar el mantenimiento. De hecho, el Ayuntamiento de Madrid siempre elige agosto como el mes donde se lleva a cabo la Operación Asfaltado, obviamente porque la capital ve reducido el número de vehículos que circulan por sus calles.

El lado opuesto, eje central de la crítica de la mayoría de automovilistas, es la Autovía del Este (A-3) que por cuarto año consecutivo, miles de conductores tienen que enfrentarse a atascos kilométricos como consecuencia de la ampliación de un tercer carril para cada sentido entre Buñol y Valencia. Esta mejora, que cuenta con un presupuesto de 83,49 millones de euros, tiene una longitud de 24,4 km. Sin duda, los técnicos coinciden en que los recortes presupuestarios motivados por la crisis económica hacen que este mantenimiento o mejora de la vía se ralentice.

Estos recortes repercuten no sólo en la comodidad de los automovilistas, sino en la seguridad vial de las carreteras. Por este motivo, CEA cree que no se deben escatimar gastos en la mejora ni en la seguridad de la red viaria. Esta inversión es, sin duda, una inversión de vida que puede evitar muchos accidentes de tráfico con víctimas graves e, incluso, mortales.

También quieren destacar que existen varios tramos de obras que afectan al automovilista en esta misma vía (A-3) cuando se dirigen desde Madrid o regresan de la zona de costa, que sumado a la intensidad del tráfico de puentes y fines de semana hacen que se multiplique el riesgo de sufrir un accidente de tráfico.

Tags

Noticias relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

Si desea obtener información sobre definición de cookies en internet pinche aquí.

CERRAR