motor 6.75 V8  Bentley (1)

El motor 6.75 V8 de Bentley desaparecerá tras casi seis décadas

Uno de los propulsores más famosos y longevos del mundo, el motor 6.75 V8 de Bentley, desaparecerá próximamente tras casi seis décadas de vida. La mecánica, que actualmente monta el Bentley Mulsanne, dejará de ser fabricada cuando finalice la producción de esta lujosa e imponente berlina.

Montado por primera vez en el Bentley S2 Continental de 1959, el motor 6.75 V8 de Bentley es uno de los propulsores más longevos de la historia del automóvil, pues aunque ha evolucionado considerablemente durante todos estos años, en esencia sigue siendo el mismo bloque que el introducido hace casi seis décadas (57 años, para ser precisos). Sin embargo, gracias a las declaraciones del máximo responsable de la firma británica, Wolfgang Dürheimer, ahora sabemos que el famoso propulsor de Bentley pronto desaparecerá.

No te pierdas: A subasta un Bentley Continental GTC V8 S único

Durante una entrevista con la revista estadounidense Car and Driver, Dürheimer afirmó que el motor 6.75 V8 de Bentley desaparecerá tras casi seis décadas, pues el Bentley Mulsanne, el actual buque insignia de la firma, será el último de sus automóviles que emplee esta mecánica. Así que cuando finalice la producción de la lujosa berlina, que recordemos fue presentada por primera vez a mediados del año 2009, también lo hará la de uno de los motores que se ha fabricado durante más tiempo.

motor 6.75 V8 Bentley (5)

En 1959, cuando fue introducido por primera vez, este V8 no tenía los “6 litros y ¾” que tiene ahora (así es como escribe su cilindrada la marca, como puedes ver en las fotografías), en realidad cubicaba 6.2 litros. Sin embargo, durante las cinco décadas siguientes ha evolucionado, incrementando su cilindrada, incorporando elementos como la inyección electrónica o la sobrealimentación para mantener su rendimiento al nivel de sus rivales.

motor 6.75 V8 Bentley (11)

De hecho, en su última evolución ya incorpora desactivación de cilindros, un moderno sistema de sobrealimentación con dos turbocompresores o ajuste de válvulas de escape y admisión variable. Actualmente, llega a producir hasta 537 CV de potencia (a 4.000 rpm) y 1.100 Nm de par, que están disponibles desde tan solo 1.750 vueltas. ¿Qué motor le sustituirá? Todavía es pronto para saberlo, pues el Mulsanne no dejará de venderse probablemente hasta que no finalice la presente década, pero se cree que será un V12 el que ocupe su lugar.

Fuente: CarAndDriver

Tags

Noticias relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

Si desea obtener información sobre definición de cookies en internet pinche aquí.

CERRAR