mejores-variantes-bmw-serie-3

Las 8 mejores variantes del BMW Serie 3

Cuarenta años de historia son muchos, y estos dan para multitud de variantes donde elegir. El BMW Serie 3 está de celebración ya que tras seis generaciones diferentes de la berlina alemana, llega a su cuarenta aniversario totalmente renovado pero, ¿cuáles han sido las mejores variantes del Serie 3 durante estas cuatro décadas?

La fórmula que aplicó BMW en 1975 ha sido la que ha mantenido durante seis generaciones del Serie 3 y es por ello, que ha día de hoy, siga siendo la berlina premium más vendida del mundo. El estadio olímpico de Múnich fue escenario del nacimiento del primer Serie 3, el E21, en julio de 1975 y el surgimiento de una nueva clase de vehículo, las berlinas compactas deportivas. Su descripción pasaba por un motor potente, una distribución de pesos equilibrada, una dirección que no se viese alterada por la transmisión de potencia, un chasis con unas suspensiones avanzadas y un potente sistema de frenos.

La multitud de variantes que se han creado desde entonces pasan por motores de gasolina y diésel, carrocerías de dos puertas, cuatro puertas, cabrio y familiares, las versiones de competición, las preparaciones exclusivas y las deseadas versiones M Power. En un mar de modelos diferentes, con motores atmosféricos o sobrealimentados, de cuatro, seis y ocho cilindros, el Serie 3 siempre ha sido un referente en su segmento, así que, hoy te traemos las ocho mejores variantes del BMW Serie 3. Pero antes de entrar en detalles, no te pierdas nuestro especial sobre los 40 años de historia del BMW Serie 3.

8. BMW 325i E30

mejores-variantes-bmw-serie-3

Construido sobre la base del E30, el 325i estaba dotado de una apariencia deportiva, en una configuración de dos puertas que otorgaba una similitud con la apariencia exterior del M3, la versión más potente de la serie. Bajo el capó es donde se encontraba la magia: un motor de aspiración natural con 6 cilindros en línea y 2,5 litros que entrega 170 CV y 222 Nm de par. Su rendimiento era eficaz y su precio bastante inferior al de la versión M, por lo que no es de extrañar que en el mercado de clásicos, sea una de las variantes del Serie 3 E30 más demandadas.

7. BMW M3 E36

mejores-variantes-bmw-serie-3

El sustituto del M3 original. BMW había dejado muy alto el listón con la primera generación por lo que debía hacerlo muy bien si no quería defraudar a la gran masa de seguidores que ya había reunido. Por ello, en primera instancia instaló un bloque de 3,0 litros que producía 286 CV, capaz de pasar de 0 a 100 km/h en 5,6 segundos. Cuatro años más tarde, en 1996, aumentó su potencia gracias a un bloque de 3,2 litros y 321 CV.

6. Alpina D3 Touring

mejores-variantes-bmw-serie-3

Alpina es uno de los preparadores de BMW y su trabajo se centra en versiones estándar de los vehículos de la firma bávara, otorgándoles un toque más de refinamiento, algunos ajustes en el motor y unos logotipos nuevos. En este caso, la versión familiar de la cuarta generación del BMW Serie 3 recibe los ajustes de Alpina. Su motor diésel recibe un segundo turbo y proporciona 350 CV y 516 Nm de par motor, así como una suspensión modificada y un juego de llantas de 19 pulgadas multirradio. Sin duda, un nuevo aspecto para un familiar que podría pasar desapercibido.

5. BMW M3 CRT E90

mejores-variantes-bmw-serie-3

Una de las variantes inspiradas en la competición del BMW M3 E90. Con carrocería de cuatro puertas y una sebera rebaja de peso proporcionada por la fibra de carbono, el M3 CRT fue concebido como una edición limitada de 67 unidades en 2012. Heredó directamente el bloque V8 de 4,4 litros del M3 GTS y se podría decir que se trataba de la versión funcional del GTS. Destaca el poderoso juego de frenos carbocerámicos, las llantas deportivas y los baquets de cuero rojo y negro.

4. BMW 333i E30

mejores-variantes-bmw-serie-3

Conocido como ‘triple tres‘, este BMW surge de la colaboración entre la firma bávara y BMW yendo destinado directamente al mercado sudafricano entre 1985 y 1987, en una remesa de 204 unidades. Estaba disponible únicamente en cuatro colores, montaba un kit aerodinámico M y frenos Alpina, opcionalmente estaba disponible el techo practicable y el ABS, además de que los clientes debían elegir entre el aire acondicionado y la dirección asistida, pues no era posible montar ambos. La potencia provenía de un bloque de seis cilindros y 3,2 litros que entregaba 197 CV.

3. BMW M3 CSL E46

mejores-variantes-bmw-serie-3

El BMW M3 CSL E46 con el apellido ‘Coupé Deportivo Ligero’ es la primera de las versiones aligeradas de un M3. Los ingenieros aplicaron un intenso trabajo de reducción de peso que eliminó 110 kilogramos del peso total, dejando la cifra en 1.385 kg. La unidad de potencia fue actualizada para conseguir 360 CV, con una relación peso potencia de 3,85 kg/CV. Las cifras hablaban por sí solas. El M3 CSL pasaba de 0 a 100 km/h en 4,9 segundos y a 200 km/h en 16,8 segundos, gracias a una caja de cambios secuencial M con Drivelogic y el modo Track M, obteniendo los cambios de marcha en sólo 0,08 segundos.

2. BMW M3 GTS E92

mejores-variantes-bmw-serie-3

La primera versión de carreras de un BMW Serie 3 homologada para la circulación en vías públicas, el coche perfecto para ir a la oficina entre semana y el fin de semana a la pista local para obtener un buen tiempo en el crono. El BMW M3 GTS E92 fue concebido en 2011 como una máquina de carreras por lo que fue desprovisto de cualquier lujo interior, apenas una pareja de baquets con cinturones de competición, una jaula de seguridad, y un sistema de ventilación. El exterior es llamativo gracias a su color naranja intenso y al spoiler instalado en el portón trasero. Bajo el capó, el bloque V8 de 4,4 litros generaba 450 CV.

1. BMW M3 E30

mejores-variantes-bmw-serie-3

La leyenda, la primera generación del M3, el todopoderoso deportivo de dos puertas que en los 80 ya implantó un estándar en el segmento de las berlinas deportivas compactas, toda una referencia para la competencia. Para su concepción se desarrolló un motor específico de cuatro cilindros y 2,3 litros que entregaba 195 CV, lo cual, asociado a una transmisión manual de cinco velocidades, alcanzaba los 100 km/h desde parado en 7,2 segundos y llegaba a una velocidad máxima de 235 km/h. Sorprendentemente, la versión descapotable del M3 E30 tenía 215 CV y alcanzaba una velocidad máxima de 239 km/h. El cabrio más potente de la época. Un año más tarde, aparece la versión M3 Sport Evolution, la cual aumentó su motor hasta los 2,5 litros y 238 CV, unas cifras que ya le permitían llegar a los 250 km/h de velocidad máxima, pasando de 0 a 100 km/h en 6,2 segundos.

Tags

Noticias relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

Si desea obtener información sobre definición de cookies en internet pinche aquí.

CERRAR