alquiler-ferrari-maranello

El alcalde de Maranello quiere poner fin a los alquileres de superdeportivos

Aficionados de todo el mundo acuden cada año hasta la ciudad de Ferrari no solo para visitar las instalaciones de la marca o su museo, muchos también optan por alquilar uno de sus modelos en las múltiples empresas locales que se dedican a este negocio para experimentar lo que se siente al conducir uno de sus vehículos. Sin embargo, esto no parece gustar a la población o al alcalde de Maranello, que quiere poner fin a los alquileres de superdeportivos.

Miles de turistas acuden cada año a este pequeño pueblo ubicado al norte de Italia para visitar el Museo de Ferrari o las instalaciones que tiene la marca. Muchos de ellos también aprovechan la ocasión para alquilar, en una de las múltiples empresas locales que se dedican a este negocio, un superdeportivo de la marca para experimentar lo que se siente al conducir uno de sus vehículos. Pero esto no parece gustar a los vecinos y ahora el alcalde de Maranello, que quiere poner fin a los alquileres de superdeportivos.

No te pierdas: Probamos el Ferrari California T

Así lo aseguran desde la CNBC, que indica que Massimiliano Morini, alcalde de Maranello, afirma que estos coches de gran cilindrada y potencia “circulan por las mismas calles que el tráfico convencional”, añadiendo que al hacerlo, “crean un problema de convivencia con aquellos vecinos que viven cerca y que compresiblemente quieren y tienen derecho a descansar”. Es decir, que quieren poner fin a los alquileres de superdeportivos por el ruido -o música, depende de para quién- que generan estos automóviles.

James-May-Ferrari-458-speciale (4)

Alquilar un Ferrari en Maranello puede salirte desde unos 80 euros por un paseo de diez minutos a bordo de un Ferrari F430 Spider, mientras que para conducir un modelo más especial, como un Ferrari 458 Speciale, tendrás que desembolsar unos 1.400 euros por dos horas de conducción. Ahora, tanto Maranello como Fiorano, han prohibido a las empresas de alquiler que operen durante ciertas horas de la tarde, lo que ha provocado que dichos negocios pierdan hasta un 80% de su negocio. “Es como si mandaran cerrar los restaurantes entre las 13:00 y las 14:00 horas”, afirma Stefano Ravazzini, propietario de Push-Start.

Fuente: CarScoops, CNBC.

Imagen de portada: Facebook.

Tags

Noticias relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

Si desea obtener información sobre definición de cookies en internet pinche aquí.

CERRAR