Jeep Grand Cherokee Trackhawk: una bestia con más de 700 CV

El fabricante estadounidense presenta el nuevo Jeep Grand Cherokee Trackhawk unos días antes de que el poderoso SUV de altas prestaciones haga su debut en el Salón de Nueva York 2017. Se trata del Jeep de producción en serie más poderoso de la historia, un todocamino que está equipado con el motor 6.2 V8 HEMI de los Dodge Hellcat, mecánica que produce unos astronómicos 716 CV de potencia y 875 Nm de par.

Un SUV que sería capaz de dejar atrás acelerando a muchos deportivos de renombre, así es el nuevo Jeep Grand Cherokee Trackhawk que ha desvelado la firma estadounidense unos días antes de que abra sus puertas el Salón de Nueva York 2017. Porque tras esa apariencia de Jeep Grand Cherokee vitaminado, se esconde el brutal motor 6.2 V8 HEMI sobrealimentado que anima al Dodge Challenger SRT Hellcat (prueba) y a su hermano de cuatro puertas, el Charger SRT Hellcat (prueba), motorización que convierte a este vehículo en uno de los SUV más rápidos de la Historia.

Porque con 716 CV de potencia y 875 Nm de par, tracción a las cuatro ruedas y una caja de cambios automática de ocho velocidades, el Grand Cherokee Trackhawk es capaz de arrasar con el paso de 0 a 60 millas por hora (unos 97 km/h) en 3,5 segundos y de continuar acelerando hasta llegar a su velocidad máxima, fijada en unos increíbles 290 km/h. Nada mal, sobre todo si tenemos en cuenta que pesa 2.433 kilogramos. Según Jeep, este es el SUV que más rápido acelera del planeta, aunque parece que no tienen en cuenta a modelos como el Tesla Model X.

A pesar de su elevado rendimiento, el Jeep Grand Cherokee con motor Hellcat sigue siendo un todocamino práctico, pues conserva su habitáculo intacto y continúa ofreciendo una gran capacidad de carga y remolque, como demuestran los hasta 3.266 kg de los que puede tirar en Estados Unidos. En función del modo de conducción seleccionado, el sistema varía automáticamente el reparto de par entre ambos ejes, mientras que para garantizar una capacidad de tracción adecuada, han instalado un diferencial trasero de deslizamiento limitado.

Tras las grandes llantas de aleación de 20” del Jeep Grand Cherokee Trackhawk se esconde un conjunto de frenos Brembo de alto rendimiento con discos de 400 mm de diámetro delante y con 350 mm detrás, lo que permite a este vehículo frenar con más violencia de la que acelera. Visualmente, incorpora un kit aerodinámico específico con nuevos paragolpes, capó, taloneras… y luce una salida de escape cuádruple en la zaga.

 

Tags

Noticias relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

Si desea obtener información sobre definición de cookies en internet pinche aquí.

CERRAR