Fiat-500-cubierto-pelo-sintético (2)

Un Fiat 500 cubierto de esponjoso pelo sintético

Desde Argentina nos llegan estas fotos de un Fiat 500 al que su propietario ha otorgado una ‘segunda piel’ como si de un oso de peluche se tratara. Se trata de pelo sintético y, aparte de ser muy sucio y seguro que difícil de limpiar, debe ser agradable de acariciar.

El propietario de este Fiat 500 pasará horas acariciando y peinando el pelo que cubre toda la carrocería. Un trabajo tedioso del que no tenemos datos ni un porqué de este tipo de personalización, pero se deduce que su propietario será un amante de los animales de peluche y quería ver un poco más ‘mono’ a su pequeño utilitario italiano. Por suerte, el se trata de pelo sintético y no es otra personalización como esta que incluye 120 kg de pelo humano.

El pequeño Fiat se encuentra en Argentina y por las imágenes podemos apreciar que originalmente era rojo (pintura de color rojo no otro tipo de piel), mientras que el interior se ha mantenido intacto, al igual que las llantas, los emblemas originales de la marca, las molduras de los espejos retrovisores y los tiradores de las puertas, como los faros y los cristales, algo lógico.

Lejos de ser fácil de mantener, el pelo sintético de este Fiat 500 debe ensuciarse con facilidad, cubriéndose de polvo y barro con facilidad, así como ser todo un espectáculo cuando esté mojado. Como ventaja podríamos decir que los roces típicos que aparecen al aparcar y con el paso del tiempo no se apreciarán.

Fuente: Facebook

Tags

Noticias relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

Si desea obtener información sobre definición de cookies en internet pinche aquí.

CERRAR