radares-moviles-fiables

¿Son fiables los radares móviles?

Los sistemas utilizados para la medición de la velocidad de los vehículos son cada vez más precisos y tienen menos márgenes de error, concretamente y según la DGT, para los más modernos anuncian un 3% de margen mientras que para los más antiguos, un 7%. Pero tal y como informan desde Pyramid Consulting, en el caso de los cinemómetros móviles también entra en juego el factor humano a la hora de determinar esa precisión, por lo que puede haber errores.

Con noticias como la que te contamos ayer, referida a una sentencia que condenaba a Tráfico por no aplicar correctamente los márgenes de error, tenemos claro que aunque creamos que la información proporcionada por los sistemas de medición de la velocidad es precisa, en realidad no siempre es así y más en el caso de los cinemómetros móviles. Los fijos exigen un protocolo muy concreto y son calibrados por el Centro Español de Meteorología, mientras que en el caso de los móviles, esa responsabilidad también recae en el agente. Por tanto, ¿son fiables los radares móviles?

No te pierdas: Las multas puestas este año no valen

Los sistemas utilizados para la medición de la velocidad de los vehículos son cada vez más precisos y tienen menos márgenes de error, concretamente y según informa la DGT, para los más modernos anuncian un 3% de margen mientras que para los más antiguos, un 7%, de ahí que desde este año la DGT aplique la denominada ‘Tolerancia 7’ (7 km/h de margen para velocidades inferiores a 100 km/h y un 7% de margen una vez sobrepasados los 100 km/h). Pero tal y como indican desde Pyramid Consulting, una asesoría jurídica con gran experiencia en el recurso de multas de tráfico, en los radares móviles el factor humano también entra en juego, pues es el agente al fin y al cabo el encargado de colocar correctamente el aparato de medición.

Indican, por ejemplo, que normalmente los radares móviles exigen un protocolo concreto para realizar una medición precisa, que en función del aparato utilizado, puede incluir cuestiones como que la orientación del cinemómetro tiene que ser tal que los rayos emitidos por el aparato incidan en un ángulo de 22 grados con respecto a la dirección que sigue el vehículo, sin olvidarse de otras cuestiones que afectan a la posición y a la altura a la que está situado. Por tanto, entra el juego el factor humano, lo que puede servir de base para plantear con éxito un recurso.

Fuente: Pyramid Consulting

Tags

Noticias relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

Si desea obtener información sobre definición de cookies en internet pinche aquí.

CERRAR