familias-escribieron-historia-automovil-bugatti6

Las familias que escribieron la historia del automóvil: los Bugatti

En esta serie de cinco artículos, queremos mostraros los detalles de los que se consideran los pioneros, por distintos factores, de la historia del automóvil. Visionarios, artistas y tecnócratas, empresas que pasaron de padre a hijo, colaborando con otros fabricantes, luchando por hacerse con una porción del pastel o incluso algunos, a día de hoy, extintos. Pero, a su manera, todos contribuyeron a que la industria automotriz lograse los avances necesarios para que no cayera en el olvido. En este artículo hablaremos de los Bugatti.

Ettore Arco Isidoro Bugatti nació en Milán en 1881 en el seno de una familia de artistas, por lo que cabía esperar que acabara siendo uno de ellos. Su padre era un importante artista en la fabricación de muebles y joyas de diseño, su hermano seguía los pasos de su padre, su tía era esposa de un reconocido pintor y su abuelo fue arquitecto y escultor, pero Ettore sentía pasión por la mecánica y la ingeniería, lo cual le alejaba de la rama vocacional de la familia Bugatti.

familias-escribieron-historia-automovil-bugatti1

Su padre, Carlo Bugatti, pretendió que un joven Ettore recibiera una enseñanza técnica con un fabricante de cuadriciclos milanés, pero el joven demostró rápidamente una profunda comprensión de la amplia gama de aspectos en la construcción de vehículos de motor, por lo que en 1898, con la ayuda de Prinetti y Stucchi, construyeron el Bugatti Type 1. Su padre, impresionado por las habilidades de Ettore, apoyó financieramente su segundo proyecto.

Éste segundo prototipo fue premiado en la Feria de Milán en 1901, donde el barón de Dietrich ofreció la oportunidad a Bugatti de diseñar vehículos en su fábrica de automóviles. Entre 1902 y 1904, Ettore desarrolló sus Type 3, 4, 5 ,6 y 7, bajo el nombre ‘De Dietrich, Licencia Bugatti’. En 1906, Ettore creó un centro de investigación en Estrasburgo donde produjo varios prototipos colaborando con la empresa Deutz. En esta etapa de su vida, fabricó los Type 8 y 9, mientras que el 10 nació en el sótano de su casa. También realizó un modelo pequeño para Peugeot.

familias-escribieron-historia-automovil-bugatti3

En 1909, la empresa Automóviles E. Bugatti se instalaba en Mosheim, por entonces ciudad alemana, y nació su tercer hijo, Jean Bugatti. Durante la Primera Guerra Mundial, Bugatti diseñó motores para aviones, destacando el barroco T-16 de dieciséis cilindros que se instaló en muy pocos aviones. En el período entre guerras, diseñó un vagón motorizado apodado Autorail Bugatti, el cual le permitió conseguir un contrato con el gobierno para desarrollar un avión, el Model 100. El aeroplano contaba con dos motores Bugatti Type 50B, pero jamás llegó a volar debido al estallido de la Segunda Guerra Mundial.

A finales de la década de 1920, Jean Bugatti ya formaba parte de la empresa familiar y había demostrado sus habilidades en el diseño del vehículos. En 1932, llevó a cabo la mayor parte del diseño del Bugatti Type 41 Royale. Diseñó tres carrocerías para el Type 57, el vehículo más famoso de la época Bugatti, denominadas Ventoux, Stelvio y Atalante, un sistema de suspensión independiente y aplicaciones del motor de doble leva. Las habilidades en el diseño de Jean complementaban a las mecánicas de su padre Ettore, y esto puso el nombre de Bugatti en los libros de la historia del automóvil.

familias-escribieron-historia-automovil-bugatti4

Lamentablemente, el 11 de agosto de 1939 Jean Bugatti murió en un accidente mientras probaba la unidad de carreras del Type 57, que acababa de ganar una carrera de Le Mans. Tras este trágico capítulo en la familia, la empresa comenzó a declinar. El estallido de la Segunda Guerra Mundial no ayudó, y terminó con el cierre de la fábrica en Molsheim. El carácter excéntrico de Ettore le permitió reponerse de este golpe. Durante la guerra, creó una nueva fábrica en Levallois, Paris, y diseñó una serie de vehículos nuevos. En 1947, el visionario creador y revolucionario de la industria automotriz, Ettore Bugatti, falleció tras llevar varios meses aquejado por una parálisis de sus facultades mentales.

Dejando a un lado el desarrollo de vehículos, los modelos de Bugatti cosecharon un gran palmarés de victorias en los anales de las competiciones automovilísticas. En 1929 ganó el Gran Premio de Mónaco y diez años después consiguió su segunda victoria en las 24 horas de Le Mans. El Bugatti Type 35 es probablemente el coche de carreras más exitoso de la compañía, aunque la hazaña más recordada es la victoria en Le Mans en 1939, de la mano de Jean-Pierre Wimille y Pierre Veyron, con un solo coche y escasos recursos.

Fuente e imágenes: Fabricante, Classic Driver, Wikimedia Commons

Tags

Noticias relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

Si desea obtener información sobre definición de cookies en internet pinche aquí.

CERRAR