evolucion-generaciones-z-nissan

La evolución de la gama Z de Nissan

En el siguiente especial vamos a conocer la evolución de la gama Z de Nissan, un repaso a las seis generaciones que ha conocido el icónico modelo, el hermano pequeño del legendario Nissan GT-R. Surgió en 1969 de la mano de Yoshihiko Matsuo y durante las dos primeras décadas conoció hasta cuatro generaciones, dando el salto a las últimas versiones ya en el siglo XXI y tras una década de parón.

La evolución de la gama Z de Nissan es tan remarcable como la Historia del Nissan GT-R, el que es y siempre será su hermano mayor. A lo largo de los últimos 48 años, esta saga de modelos ha conocido hasta seis generaciones de un deportivo asequible y divertido capaz de mantener una misma configuración a lo largo de los años. Fiel a sus principios y un icono para muchas generaciones de entusiastas de la potencia y la velocidad.

Mediante un diseño característico y una configuración específica, la saga Z de Nissan ha ofrecido la posibilidad de conducir y poseer un deportivo a miles de conductores de todo el mundo a un precio más que interesante. Con ello, Nissan ha podido cubrir más ampliamente el mercado, con coches para diferentes perfiles de conductor, así como un deportivo con un precio atractivo y un vehículo de alto rendimiento que está a la altura de los mejores deportivos del mundo, el GT-R.

Nissan 240Z – 1969

El Nissan 240Z es la primera generación de esta casta de deportivos y surgió en Japón de la necesidad de ofrecer un rival digno a coches como el Ford Mustang (prueba). Nos remontamos al año 1969 para conocer, de la mano de Yoshihiko Matsuo, y se presentaba como un coche de dos plazas creado con diferentes piezas ya diseñadas y empleadas en otros modelos, lo que suponía un importante ahorro en costes de desarrollo.

Nissan 240Z

Su diseño era característico. Un largo capó, faros delanteros completamente redondos pero integrados como parte de las aletas, espejos retrovisores sobre las aletas, un techo en caída hacia una zaga pronunciada donde encontrábamos un pequeño spoiler y un parachoques de metal, como en el frontal. El interior era sobrio, a menudo con un volante de madera, diales de gran tamaño y unas características tomas de ventilación.

Fue comercializado bajo diferentes denominaciones dependiendo del mercado. Mientras que internamente era conocido como Nissan S30, en Japón se comercializó como Nissan Fairlady Z, mientras que en Estados Unidos era Datsun 240Z. El motor L24 fue el encargado de dar vida al modelo, un bloque de seis cilindros en línea y 2.4 litros que ofrecía una potencia de 153 CV a 5.600 rpm y un par motor de 198 Nm desde las 4.400 rpm. A este se asociaba una transmisión manual de cuatro relaciones o una automática de tres que llegó como un extra en 1971.

Nissan Fairlady Z432

En 1970 llegó la primera edición especial exclusiva para el mercado japonés del modelo. Se denominaba Nissan Fairlady Z432. Estaba equipado con el motor S20 del Nissan Skyline GT-R, un 2.0 litros de seis cilindros en línea con cuatro válvulas por cilindros, tres carburadores Mikuni y una potencia de 160 CV junto a un par motor de 180 Nm. El propulsor tan solo pesaba 199 kilogramos y el fabricante nipón limitó su producción a tan solo 420 unidades, muchas de ellas utilizas por la Policía japonesa.

Nissan 260Z – 1974

En 1974 aparece la segunda generación, conocida como Nissan 260Z. Aunque su diseño apenas variaba del que presentó cinco años antes el 240Z, éste incluía una serie de actualizaciones importantes. Lo más destacado era la incorporación de dos asientos adicionales en la parte posterior que lo convertía en un coupé 2+2, mientras que destacaban los nuevos parachoques, un incremento de la distancia entre ejes, un nuevo salpicadero y consola, con nuevos paneles interiores, así como faros rediseñados en la zaga.

Nissan 260Z

El cambio de denominación del modelo, pese a tratarse de lo que hoy conocemos como un restyling, se debía a la incorporación de un nuevo motor denominado L26. Este propulsor de seis cilindros en línea y aspiración natural aumentaba su capacidad hasta los 2.6 litros, lo que permitía también un incremento considerable de la potencia hasta los 165 CV y los 213 Nm de par. La transmisión manual fue ofrecida con cuatro o cinco velocidades, mientras que seguía estando disponible una transmisión automática de tres relaciones. Todas ellas canalizaban la potencia al tren posterior.

Nissan 280Z – 1975

Pero solo un año más tarde, todo vuelve a cambiar. En Nissan deciden aplicar otra serie de actualizaciones en 1975 que permitió, entre otras cosas, que la denominación pasar a ser Nissan 280Z. Como pasó un año antes, el motor volvió a evolucionar y se llamó L28, aunque mantenía su misma configuración de seis cilindros en línea y aspiración natural, ahora incluía la inyección de combustible Bosch L-Jetronic y su cilindrada aumentaba hasta los 2.8 litros.

Nissan 280Z

Esto trajo consigo un aumento de potencia, pasando de los 165 a los 172 CV, mientras que el par motor aumentaba hasta los 221 Nm. Las transmisiones seguían siendo las mismas, manuales de cuatro o cinco velocidades y una automática de tres relaciones opcional. Sin embargo, los cambios a nivel mecánico no fueron los únicos que los ingenieros japoneses aplicaron al pequeño Z.

Fueron rediseñados los parachoques delantero y trasero para adaptarse a las nuevas normativas y fue eliminada la rueda de repuesto para conseguir más espacio y un depósito de combustible más grande. Todo esto a lo largo de los años que estuvo en activo, mientras que también surgieron diferentes ediciones especiales del modelo.

Nissan 280Z

En primer lugar, la edición ‘Zap’ llegó en 1977 como un Paquete Especial de Decoración y las 1.000 unidades estaban terminadas en pintura Sunshine Yellow con rayas negras en el centro y los flancos. Mientras tanto, la edición Black Pearl de 1978 incluía una pintura Black Pearlescent y un paquete exterior especial, el cual constaba de espejos retrovisores de carreras, persianas traseras y una única franja roja y plateada en la carrocería. Se estima que fueron creados entre 750 y 1.500 unidades de esta edición.

Sin embargo, en 1979 aparece un importante cambio en el Nissan 280Z. Muchos lamentaron este cambio, ya que la carrocería coupé deportiva del modelo que llevaba en activo una década, cambiaba a un estilo grand tourer que equilibraba el techo y la caída de la luneta trasera hasta la zaga. El techo era ahora más plano y se visualizaba un claro desnivel entre el cristal y el techo, lo que permitía mejorar la habitabilidad en el interior y ofrecer mayor nivel de refinamiento. Además, incluso existía una variante de 1981 con un techo de tipo ‘T’. Este cambio originó que también cambiara la denominación, la cual pasó a ser Nissan 280ZX.

Nissan 280ZX

A nivel de mecánicas, el motor L28 evolucionó al L28ET, es decir, incluía un turbocompresor y entregaba ahora 182 CV de potencia y 275 Nm de par desde las 2.800 rpm, aunque la variante con motor de aspiración natural seguía ofreciéndose dentro de la gama. Esto permitía que pasara de cero a 100 km/h en 7,5 segundos y que alcanzara una velocidad máxima de 210 km/h. El mercado japonés contaba con una segunda variante equipada con un motor L20ET, un 2.0 litros turbo de seis cilindros en línea.

Continuaremos ampliando la evolución de la gama Z de Nissan con el resto de generaciones.

Tags

Noticias relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

Si desea obtener información sobre definición de cookies en internet pinche aquí.

ACEPTAR
Aviso de cookies