Este año se venderán cerca de 1.750.000 coches usados, un 1% más

Las ventas de vehículos de ocasión se situarán este año en el entorno de las 1.750.000 unidades, lo que… supone un crecimiento del 1% con respecto al año anterior, según explicó el presidente de la Asociación Nacional de Vendedores de Vehículos a Motor (GANVAM), Juan Antonio Sánchez Torres, en rueda de prensa con motivo del […]

Las ventas de vehículos de ocasión se situarán este año en el entorno de las 1.750.000 unidades, lo que… supone un crecimiento del 1% con respecto al año anterior, según explicó el presidente de la Asociación Nacional de Vendedores de Vehículos a Motor (GANVAM), Juan Antonio Sánchez Torres, en rueda de prensa con motivo del XVI Salón del VO que tendrá lugar en Madrid del 15 al 24 de junio. En los cinco primeros meses del año las ventas descendieron un 3,1%, con 650.114 unidades.

El responsable de la asociación, que representa a 4.600 concesionarios y servicios oficiales y 3.000 compraventas, indicó que la relación de ventas VO/VN alcanzará este año el máximo histórico de 2,3 a 1, debido no tanto al crecimiento del mercado de VO como al hundimiento de la demanda de nuevos hasta las 750.000 unidades (-7,2%), retrocediendo así a niveles de principios de los noventa.

Desde el estallido de la crisis, el vehículo de ocasión ha ido ganando protagonismo como alternativa natural al mercado de nuevos; de hecho, a día de hoy los usados son la primera opción para cuatro de cada diez compradores, que ni siquiera se plantean la posibilidad de adquirir uno nuevo. “La gente compra lo que puede pagar porque no hay financiación, ya no hablamos de un coche para colectivos como inmigrantes, jóvenes o mileuristas”, aclara Sánchez Torres.

Su alta aceptación y el hecho de que la decisión de compra sea tomada cada vez más en familia (un 60% de los casos), sitúan al VO como el nuevo “coche del pueblo”. No en vano, se trata de una opción más asequible que no requiere financiación: a día de hoy tan sólo el 30% de las compras de usados se financian, lo que supone la mitad que antes de la crisis.

Sin embargo, Sánchez Torres aclaró que el mercado de VO “aún no es del todo maduro” pues goza todavía de un gran potencial de crecimiento en los segmentos de vehículos más jóvenes y en las compras a profesionales. A modo de ejemplo, la mayor parte de las operaciones continúan en manos de particulares (un 58%), muchas veces por desconocimiento de los compradores, que no son conscientes de que la compra a un vendedor profesional trae consigo una garantía para el vehículo de al menos un año.

Además, desde una perspectiva europea, la relación de ventas VO/VN en España al cierre de los cinco primeros meses (2 a 1) continúa siendo una de las más bajas, por detrás de países como Portugal (3,5 a 1), Reino Unido (3,4 a 1), Francia (2,3 a 1) e Italia (2,1 a 1), aunque superando por primera vez a Alemania (1,6 a 1).

Las ventas se polarizan
El análisis de las ventas de usados muestra un mercado muy polarizado entre dos extremos: por un lado, destacan las operaciones con vehículos de más de diez años, generalmente en manos de particulares, donde representan el 64,7%; y por otra parte las de vehículos de menos de un año, como son los ‘seminuevos’, que suponen una de cada cinco ventas por parte de profesionales.

Es en estos dos segmentos donde más cambios se están produciendo, mientras que en las franjas de edades intermedias apenas se aprecian movimientos con respecto al año anterior.

Más kilómetros cero
Este repunte de los kilómetros cero se explica por el auge de las automatrículas, una práctica habitual que permite a los concesionarios alcanzar al cierre del mes los objetivos de ventas previamente acordados, además de ofrecer una vía de escape en el mercado de ocasión al stock de nuevos, que apenas encuentran comprador por la falta de financiación y la caída del consumo.

Se calcula que más del 10% de las actuales ventas de nuevos son en realidad ‘matriculaciones tácticas’, cifra que pese a estar aumentando continúa muy alejada de los niveles de hasta el 30% que se llegaron a marcar en los años previos a la crisis, generando un mercado sobredimensionado.

El ‘mileurismo’ continúa en alza
Otra tendencia clave para entender la evolución del mercado de ocasión en el contexto de crisis y caída del consumo es el alza de las ventas de vehículos ‘mileuristas’, aquellos con mayor edad y kilometraje, caracterizados por unos precios muy bajos -generalmente inferiores a 3.000 euros- que permiten que incluso los colectivos de menor poder adquisitivo puedan estar motorizados.

Tal es así que en lo que llevamos de año un 47% del total de ventas de VO correspondieron a estos coches veteranos de más de diez años, lo que supone un incremento de cinco puntos porcentuales frente a la cuota registrada en el mismo periodo del año anterior.

Los rent a car, un nuevo papel
También es llamativo el papel que los pequeños operadores de rent a car vienen teniendo en estos dos últimos años como compradores directos de vehículos de ocasión con el fin de aumentar o renovar sus flotas de una manera más asequible y rentable que si acudieran al mercado de nuevos. Esta tendencia se localiza con mayor intensidad en Levante y los dos archipiélagos, principalmente zonas con una elevada rotación de turistas extranjeros.

Coches de renting más usados
Otra tendencia relacionada con la crisis es la mayor antigüedad de los vehículos de renting que llegan al mercado de segunda mano. Y es que el estiramiento de los contratos para evitar acometer nuevas inversiones ha provocado que los coches lleguen con edades que rondan los cinco o seis años, muy por encima de los cuatro que por definición caracterizan a esta fórmula de financiación.

Más exportaciones de VO
En los últimos tiempos se están incrementando las exportaciones de VO, principalmente procedentes de flotas, a otros países como Francia (especialmente vehículos comerciales), Alemania, países del Este (Letonia, Estonia, etc.) y países de los Balcanes (Serbia, Croacia, etc.), donde se cotizan más alto y, por tanto, su venta puede resultar más rentable.

Venta callejera
Por otro lado, el clima económico está propiciando el aumento de la venta callejera de vehículos en la vía pública por parte de “pseudo-profesionales” que se hacen pasar por particulares. Esta práctica supone una competencia desleal hacia los vendedores que cumplen con todas sus obligaciones fiscales y administrativas, y representa un peligro para la seguridad de los conductores, ya que en ningún momento se garantiza que estos vehículos hayan pasado los mantenimientos y controles legalmente establecidos.

ion comunicación

 

Tags

Noticias relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

Si desea obtener información sobre definición de cookies en internet pinche aquí.

CERRAR