‘Senna, sin miedo, sin límites, sin rival’, un documental que no debes perderte

Recuerdo perfectamente dónde estaba cuando… ocurrió el fatal accidente que nos privó de unos de los mejores pilotos de todos los tiempos, Ayrton Senna. Probablemente tú también te acuerdes del lugar en el que estabas ese domingo 1 de mayo de 1994, fecha en la que se disputaba el Gran Premio de San Marino. En […]

Recuerdo perfectamente dónde estaba cuando… ocurrió el fatal accidente que nos privó de unos de los mejores pilotos de todos los tiempos, Ayrton Senna. Probablemente tú también te acuerdes del lugar en el que estabas ese domingo 1 de mayo de 1994, fecha en la que se disputaba el Gran Premio de San Marino. En esa cita, el brasileño estrellaba su monoplaza contra un muro de la curva Tamburello a más de 210 km/h. Parte de la suspensión salía volando hacia atrás, perforándole el casco y causándole heridas mortales en la cabeza. Ese fin de semana, un fin de semana trágico, la Fórmula 1 se quedaba sin un triple campeón mundial. Lo calificamos de trágico, además de la muerte de Senna, porque dos días antes, Rubens Barrichello sufría un accidente y un día antes, Roland Ratzenberger se empotraba a 320 km/h, perdiendo la vida en el acto. A punto estuvo Senna de no tomar la salida en Imola, pero su orgullo y su sentido de la responsabilidad le obligaron diputar la carrera para ganar y rendir un homenaje a Ratzenberger (el personal de primeros auxilios encontró una bandera austriaca en el coche del piloto de Sao Paulo).

De esta forma, terminaba la historia de un mito, un mito que comenzaba a fraguarse otro domingo, esta vez en junio de 1984, bajo un enorme chaparrón en Mónaco. Ayrton compartía parrilla con Keke Rosberg, Nigel Mansell, Niki Lauda, Nelson Piquet y Alain Prost, entre muchos otros. Senna empezaba su remontada desde la decimotercera posición, demostrando su técnica y su valor. Superó incluso al primero, Prost (su principal rival en el futuro), aunque un detalle técnico le hizo perder la posición, subiendo ‘solo’ al segundo cajón. Daba igual, era la primera vez que ascendía al podio.

De esta forma daba comienzo la historia de Ayrton Senna, una historia que Asif Kapadia ha resumido magistralmente en un documental de 100 minutos. Una obra que muestra las preocupaciones del piloto, su religiosidad, su proximidad con Dios, la rivalidad con algún piloto de la parrilla y la cercanía con la gran mayoría de los otros. Es emocionante ver el avance de esta gran persona y las dificultades por las que tuvo que pasar para coronarse rey de la especialidad. Un documental que expone imágines inéditas de la Formula 1 y en las que, te gusten los deportes de las cuatro ruedas o no, tu mente disfrutará. Un documental que, aunque ya sepas el desenlace, te recomiendo que no dejes escapar para conocer aún mejor a Ayrton Senna, el más grande entre los grandes.

Tags

Noticias relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

Si desea obtener información sobre definición de cookies en internet pinche aquí.

CERRAR