diez-coches-icónicos-años-setenta-lamborghini-countach

Los diez coches más icónicos de los años setenta

Esta lista de los coches más icónicos de los años setenta evocan el despertar de una nueva era de vehículos de altas prestaciones, la base de los actuales deportivos y una nueva forma de entender la automoción. Cada vez más sofisticados, la carrera de los fabricantes por alcanzar las mejores prestaciones había comenzado y la lucha por construir los vehículos más exclusivos que un cliente adinerado podía comprar se recrudecía. Un antes y un después para la automoción en esta emblemática selección de la década de 1970.

En esta lista se reúnen los diez vehículos más icónicos de los años setenta. Un década de cambios en todos los sentidos, y también para los automóviles. Su forma de verlos y de sentirlos cambió, y esos años nos han dejado una espectacular remesa de joyas que componen la cultura de la automoción. Verdaderas piezas de museo.

1- Ferrari Dino 246 GT

diez-coches-icónicos-años-setenta-ferrari-dino-246-gt

Surgido de la necesidad de plantar cara a la recién llegada Porsche, Ferrari diseñó el Dino como el modelo que daba nombre a una serie de vehículos de tracción trasera, con motores V6 y V8, y a precios más accesibles, aunque posteriormente fue eliminada dicha serie volviendo a las raíces originales de la firma italiana. Para designar a los Dino, se basaban en el cubicaje del motor y en el número de cilindros, equipando el Ferrari Dino 246 GT un motor de 2,4 litros y 6 cilindros que rendía 195 CV.

2- Jensen Interceptor

diez-coches-icónicos-años-setenta-jensen-interceptor

Aunque obtuvo su máximo esplendor en los setenta, el Jensen Interceptor se diseño en la década de 1960. Tres versiones diferentes se fabricaron a mano en Birmingham durante los 10 años que se comercializó. La primera, con un propulsor de Chrysler de 6,3 litros V8 que generaba 270 CV. En 1971 se optó por el bloque de 7,2 litros en dos variantes, una con un carburador de cuatro cuerpos y 305 CV y la otra con tres carburadores de doble cuerpo y 330 CV. La última versión equipaba tracción a las cuatro ruedas y fue denominada Jensen FF.

3- Porsche 911 Carrera RS 2.7

diez-coches-icónicos-años-setenta-alfa-romeo-2000-gtv

Las siete generaciones del Porsche 911 no han producido ninguna unidad más emblemática y cotizada que el Carrera RS 2.7 -930-. Su icónico alerón con forma de cola de ballena es sin duda su carta de presentación. Tan solo se produjo entre abril de 1972 y julio de 1973 y de la planta salieron 1.580 unidades. Su éxito nace de la combinación de un motor bóxer de 6 cilindros y 2,7 litros -ampliable a 3,0 litros- que rendía 210 CV, con su construcción de bajo peso que garantizaba 900 kg en vacío.

4- Lamborghini Countach

diez-coches-icónicos-años-setenta-lamborghini-countach

El Countach es sin duda el primero de los modelos de Lamborghini con su diseño radical y en cuña característicos del ADN más puro de la firma italiana de superdeportivos. La primera serie, el LP400 de 1974, equipaba un motor V12 de 4,0 litros y 375 CV que tardó tres años en pasar de la fase de prototipo a la producción oficial. En enero saldrá a subasta un raro Lamborghini Countach LP400S Serie I de 1979 valorado en más de 650.000 euros.

5- Lotus Esprit

diez-coches-icónicos-años-setenta-lotus-esprit-s1

Construido durante 28 años, en cuatro generaciones diferentes, el Lotus Esprit S1 de 1976 es el elegido para nuestra lista de vehículos de los setenta. Presentado en el Salón del Automóvil de París de 1975, fue el sustituto del Lotus Europa. Característico del fabricante británico, el Esprit tenía un peso de 898 kg combinado con un propulsor de cuatro cilindros en línea, procedente del Jensen Healey, de 2,0 litros y doble carburador que rendía 160 CV directos a sus ruedas traseras. Destacaba por su excelente manejo.

6- BMW 3.0 CSL

diez-coches-icónicos-años-setenta-bmw-3.0-csl

El 3.0 CSL fue el primer modelo que salió de la filial deportiva BMW Motorsport, el pionero de la saga ‘M’. Al mismo tiempo, derivaba del coupé 3.0 CS al que se le sometió a una importante reducción de peso para crear el 3.0 CSL y competir en el Campeonato de Europa de Turismos. Equipaba un motor de 6 cilindros en línea de 3.153 cc que rendía 206 CV, unido a una caja de cambios manual de cuatro velocidades sincronizadas y la emblemática tracción trasera de la firma bávara.

7- Renault-Alpine A110

diez-coches-icónicos-años-setenta-alpine-renault-a110

Pese a que comenzó a producirse en 1962, el Renault Alpine A110 no logró su máximo éxito hasta alzarse con las victorias en el Rally de Montecarlo de 1971 y finalmente el Campeonato del Mundo en 1973. Aunque estuvo equipado con diferentes motorizaciones que variaban entre los 1.108 cc y 1.647 cc, alcanzando los 140 CV de potencia máxima, eso no le impedía superar la barrera de los 200 km/h gracias a sus 544 kg de peso en vacío.

8- Alfa Romeo GTV 2000

diez-coches-icónicos-años-setenta-alfa-romeo-2000-gtv

El Alfa Romeo GTV 2000 nació en 1971 con el objetivo de sustituir a la gama 1750 y se presentaba en variante coupé, sedán y spyder. Su motor de 2,0 litros y 132 CV se acompañaba de un amplio equipamiento para la época, donde destacaba un ‘setentero’ interior en pana azul o cuero, cristales tintados, aire acondicionado, techo solar y llantas de aleación.

9- Iso Grifo

diez-coches-icónicos-años-setenta-iso-grifo

Fue desarrollado por Giotto Bizzarrini en la década de 1960, pero desde 1970 el Iso Grifo obtuvo ese diseño radical inspirado en los muscle-car americanos, en especial en su línea musculosa o en los faros elevables. Su motor V8 de 5,8 litros o 7,0 litros, del Chevrolet Corvette, con potencias de 350 CV y 435 CV, respectivamente. Posteriormente se introdujeron motorizaciones de origen Ford Boss. La Serie II del Iso Grifo es la más cotizada. Equipaba el motor de 7,0 litros y, según el fabricante, alcanzaba los 300 km/h.

10- Mercedes-Benz SLC

diez-coches-icónicos-años-setenta-alfa-romeo-2000-gtv

La versión coupé del descapotable SL. Producido entre 1973 y 1981, el Mercedes-Benz SLC  surge de la necesidad de solventar las quejas referentes a las incómodas plazas traseras de la versión descapotable y era el modelo más caro que la firma alemana producía en esos años, debido a la calidad de sus acabados y sus múltiples componentes. El motor más potente que se incorporó en el SLC fue en la versión 450, un 5,0 litros V8 de 240 CV.

Fuente: Classic Driver

Imágenes: RM Auctions, Bonhams, Classic Driver

Tags

Noticias relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

Si desea obtener información sobre definición de cookies en internet pinche aquí.

CERRAR