desierto-niños-2015 (1)

El Desierto de los Niños 2015: diversión y solidaridad

La undécima edición del Desierto de los Niños vuelve a Marruecos del 27 de marzo al 4 de abril, coincidiendo, como cada año, con la Semana Santa. Un viaje basado en tres pilares fundamentales: conocer el país, la diversión y la solidaridad.

Ya está todo a punto para que se ponga en marcha la nueva edición de la gran aventura infantil del Desierto de los Niños 2015. Un año más se ha colgado el cartel de “completo”, con lo que la expedición estará formada por casi 60 vehículos 4×4 y más de 200 personas, tuteladas por un equipo de organización formado por 21 personas.

Pero desde su nacimiento, El Desierto de los Niños es mucho más que un viaje. Es una pequeña aventura pensada especialmente para los más pequeños de la casa, basada en tres pilares fundamentales, como son el conocer un país diferente, hacerlo de una manera divertida y enseñar a los pequeños de la casa que con muy poco se puede dar mucho y que la solidaridad está al alcance de cualquiera.

Conocer el país es el primer pilar del Desierto de los Niños. Marruecos es el país de los contrastes, un país con unos paisajes y unos rincones en los que merece la pena detenerse para disfrutar de su magia. Así, y para ahondar un poco más en este concepto, la gran caravana de vehículos 4×4, encabezados por los Hyundai iX35 y Santa Fe de la organización, pasará este año por dos de los lugares más emblemáticos del país, Marrakech y Ouarzazate, en su camino hacia el desierto.

“Marruecos es un lugar maravilloso que merece la pena visitar”, comenta Federico Granda, uno de los fundadores del viaje. “Por eso hemos querido volver a detenernos en dos de los lugares más representativos del país, algo que no hacíamos desde la segunda edición. Además, por el camino pasaremos por la Kashba de Aït Benhaddou, Patrimonio de la Humanidad y donde los chavales podrán pasear por las calles de una ciudad que ha sido escenario de no pocas películas”.

Y es que si el Desierto de los Niños se distingue por algo, es por pensar en los pequeños de la casa. Para conseguir el segundo pilar del viaje, aprender divirtiéndose, un equipo de seis monitores infantiles capitaneados por Patricia Granda, mantiene siempre activos a los chavales. Este año viajan en la caravana 65 niños de entre 5 y 12 años.

“Los niños son como esponjas, nos cuenta Patricia. Absorben todo a una velocidad increíble, pero si lo hacen divirtiéndose, todo es mucho más sencillo. Cada día, al final de cada etapa, preparamos actividades que deben ser entretenidas y, a la vez, les ayuden a ir conociendo el país en el que estamos, su cultura, sus costumbres. Pero además está el desierto. ¿Puede haber algo más divertido para un niño que unas montañas gigantes de arena por las que tirarse y saltar una y otra vez? Sus caras lo dicen todo”.

Pero no menos importante es el tercer pilar del Desierto de los Niños: la solidaridad. Desde su primera edición, el camión de Aquarius que acompaña a la caravana va cargado con material de todo tipo, especialmente escolar, que se va dejando en distintos colegios y asociaciones por los que pasa el viaje. Pero El Desierto de los Niños no regala nada. Se hace un trueque en el que se cambia todo el material que lleva el camión por dibujos que hacen los niños del desierto.

Como comenta Nacho Salvador, alma mater de la expedición: “Niños interactuando con niños. Es así de simple. Para nuestros pequeños es muy enriquecedor ver en primera persona que hay unos niños que son como ellos, pero que viven en unas condiciones completamente diferentes por el hecho de haber nacido en un medio tan hostil como es el desierto”.

“Además, desde hace unos años, añade Nacho Salvador, El Desierto de los Niños tiene la fortuna de poder poner su granito de arena en mejorar la calidad de vida de los chavales del desierto. Gracias a la Fundación Alain Afflelou nos acompañan varios ópticos, este año serán 10, que revisan la vista a los niños. Si tienen algún problema en la vista, se les hacen unas gafas. Unas simples gafas que pueden cambiar la vida de quienes las reciben”.

Pero todo esto no sería posible sin la colaboración de un grupo de empresas que hacen posible El Desierto de los Niños. Empresas como Hyundai, patrocinador y motor principal de la aventura, que aporta 17 iX35 y Santa Fe a la expedición, vehículos que capitanean la caravana llevando a las 21 personas de la organización del viaje entre guías, médicos, mecánicos y monitores infantiles.

No menos importante es la colaboración de Aquarius, que fleta un camión especialmente preparado para rodar por las pistas y caminos del desierto y hacer que la parte solidaria del viaje se convierta en una realidad.

O Kumho, que aporta los neumáticos necesarios para que los Hyundai puedan superar las cambiantes condiciones del terreno por las que se pasa, ya sea piedras, arena o el temido fesh-fesh.

Sin olvidar la inestimable ayuda de la Fundación Alain Afflelou y de sus ópticos, o la colaboración de Euro4x4Parts, que aporta el un material imprescindible para un viaje de este tipo como son planchas de arena, compresores, eslingas, etcétera.

El Desierto de los Niños arrancará el próximo 27 de marzo desde el puerto de Tarifa. Por delante, un montón de kilómetros, aventuras y anécdotas que quedarán para siempre en la memoria de los componentes de la caravana.

Tags

Noticias relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

Si desea obtener información sobre definición de cookies en internet pinche aquí.

CERRAR