Consejos para tu viaje de Semana Santa

Mucha gente ha comenzado sus ansiadas vacaciones de Semana Santa. Si vas a partir a tu destino en las próximas horas o días, es recomendable que sigas esta serie de consejos que nos da la Confederación Nacional de Autoescuelas (CNAE). Consejos para el conductor: 1. No iniciar el viaje sin revisar la colocación de la […]

Mucha gente ha comenzado sus ansiadas vacaciones de Semana Santa. Si vas a partir a tu destino en las próximas horas o días, es recomendable que sigas esta serie de consejos que nos da la Confederación Nacional de Autoescuelas (CNAE).

Consejos para el conductor:

1. No iniciar el viaje sin revisar la colocación de la carga, el estado del vehículo, la documentación, etc.

2. Asegurarse de que todos los ocupantes llevan abrochado, correctamente, el cinturón de seguridad.

3. Evitar comer abundantemente antes de conducir y elegir comidas que no sean pesadas.

4. No consumir alcohol bajo ningún concepto. Aunque sea en pequeñas cantidades, su consumo afecta a las capacidades del conductor.

5. Si se consumen medicamentos, que sea bajo control médico, asegurándose de que no tienen efectos negativos para la conducción: mareo, vértigo, somnolencia, etc.

6. Situar correctamente el asiento para conducir. Una posición cómoda pero de conducción, con el respaldo no demasiado reclinado para que funcionen bien el pretensor y el cinturón de seguridad. Roberto Ramos, experto en seguridad vial de la CNAE, afirma que “la posición correcta es tener la banqueta algo elevada por la parte delantera para evitar que nos desplacemos hacia delante, y el respaldo hacia atrás. Hay que notar que todo el respaldo empuja nuestra espalda y, sobre todo, que el apoyacabezas esté muy cerca de nuestra cabeza, a 3-4 centímetros, y lo más alto posible”.

7. No conducir más de 2 ó 3 horas. A partir de dos horas, un descanso de 20 minutos es reparador. Si se espera más tiempo para hacer una pausa, aunque se deje de conducir, las capacidades físicas no estarán al 100%.

8. Ojo con las distracciones: Distraerse es humano, pero también lo es minimizar su efecto. No es conveniente utilizar elementos interferentes que distraigan, como programar el GPS, utilizar el teléfono móvil, fumar, etc.

9. De noche, la agudeza visual no es igual. La velocidad media debe bajar, ya que se necesita más tiempo y espacio para procesar la información.

10. El ser muy buen conductor no garantiza que no afecten los mismos factores, riesgos y situaciones que al resto

La vía:

1. No ajustes tu conducción en función de la percepción que tengas del riesgo. Por mucho que se conozca una carretera, aumenta tu nivel de confianza y disminuyes la atención, y es peligroso.

2. El mayor número de accidentes se produce en las rectas y no en las curvas. Esto se debe a la relajación y distracción en estos tramos.

3. En las curvas, el momento de girar el volante el vehículo debe estar sometido a aceleración, pero sin que sea violenta y sin superar los límites de velocidad.

4. No traces las curvas buscando una circulación más cómoda. Un pequeño error hará que te aproximes, o al borde de la vía, o bien al carril de sentido contrario. Además de ser ilegal (art. 29 RG de Circulación), es peligroso.

5. No te pegues al vehículo que va delante. Prueba a contar dos segundos de separación, ya que si el vehículo de delante realiza una maniobra imprevista colisionarás con él, y el responsable serás tú.

6. Presta atención a la señalización, especialmente a la circunstancial y a la de balizamiento, sobre todo si utilizas carriles habilitados en sentido contrario o circunstancialmente adicionales.

7. Enciende la luz de posición y cruce cuando circules por un túnel o paso inferior para asegurar que, además de ver, eres visto.

8. Si te ves obligado a realizar una inmovilización por emergencia, intenta sacar el vehículo fuera de la calzada y del arcén. Si estás fuera de poblado, pon los triángulos de preseñalización de peligro y utiliza el chaleco reflectante. Enciende la señal de emergencia y, si es de noche, mantén la luz de posición encendida.

9. No circules por el carril central si hay tres o más carriles, salvo que estés adelantando, facilitando una incorporación, etc. Es muy habitual verlo en nuestras carreteras, y es ilegal y sancionable, porque eleva la probabilidad de accidente y se infrautiliza la capacidad de la vía.

10. Respeta las velocidades señalizadas aunque parezca que puedes ir a más velocidad con el mismo nivel de seguridad. Las velocidades se sitúan siguiendo unos patrones técnicos, se realizan unos cálculos que determinan las velocidades de trazado, de proyecto, etc.

El vehículo:

1. Comprueba los elementos mecánicos básicos para que todo funcione bien. Acude a un taller si tienes duda.

2. En especial, comprueba la presión de los neumáticos. Es improbable que éstos revienten, salvo que estén bajos de presión, cargues el vehículo en exceso y se calienten excesivamente las gomas al rodar por una autopista o autovía. Roberto Ramos, además, señala que “con neumáticos demasiado lisos o desgastados, la probabilidad de deslizamiento de alguno de ellos es muy elevada y un deslizamiento que ocurre a 80-100 km/h puede provocar una salida de la vía”.

3. No olvides comprobar el nivel del líquido refrigerante, del aceite y del líquido de frenos. También es importante comprobar el nivel del líquido del limpiaparabrisas, ya que puede sacarte de algún apuro si pierdes la visibilidad del parabrisas porque éste se ensucie por arena, barro, etc.

4. No cargues en exceso el vehículo. Principalmente, el equipaje deber ir en el maletero. Si no cupiera, podrás utilizar el interior del vehículo siempre y cuando no moleste a los ocupantes y esté perfectamente sujeto con los cinturones de seguridad.

5. Utiliza, y asegúrate de que todos los ocupantes utilizan, el cinturón de seguridad tanto fuera como dentro de poblado. Si viajas con niños, usa adecuadamente los sistemas de retención infantil apropiados. Si dudas entre una u otra sillita, recuerda que la masa del niño es el primer factor a tener en cuenta en caso de una deceleración violenta.

6. Utiliza el alumbrado anticipadamente, incluso aunque sea de día. Aunque creas que te ven perfectamente, en centésimas de segundo a través de un espejo retrovisor un vehículo que lleva las luces de cruce encendidas (o luces de día, si dispone de ellas) es percibido mucho antes. “Es conveniente revisar la posición de las luces antes de iniciar un viaje. La luz de cruce debe estar lo más alta posible, pero sin deslumbrar al resto de conductores”, concluye Roberto.

7. Recuerda que la profundidad mínima de los neumáticos es de 1,6 mm en su banda de rodadura y, además, si tienes dos neumáticos en mejor estado que los otros dos (o pones dos nuevos), móntalos en el eje trasero con independencia de que tu vehículo sea de propulsión o de tracción.

8. Utiliza los limitadores de velocidad si dispones de ellos. Ahorrarás carburante, conducirás más tranquilo y no tendrás que preocuparte si te descuidas y superas algún límite de velocidad.

9. Si conduces con lluvia muy intensa: reduce la velocidad para evitar el aquaplanning. Enciende, obligatoriamente, las luces de posición y cruce, y la luz antiniebla trasera, procurando no utilizarla en poblado o en una retención, ya que deslumbra muchísimo. También puedes utilizar la luz antiniebla delantera, aunque no es obligatorio.

10. Utiliza las dos manos para conducir. Puede parecer un consejo para novatos, pero se controla mejor la dirección con ambas manos.

¡Felices vacaciones de Semana Santa!

Tags

Noticias relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

Si desea obtener información sobre definición de cookies en internet pinche aquí.

CERRAR