9 de cada 10 jóvenes practica el conductor alternativo

Cuando empezó el programa Los Noc-turnos, sólo un 5% de los jóvenes… encuestados afirmaban practicar el conductor alternativo, y conocer esta figura. Hoy, 10 años después, el 90% de los jóvenes dice haberlo practicado alguna vez, y en muchos casos, reconoce hacerlo de forma frecuente. En 2001, nacía, de la mano de la Federación Española […]

Cuando empezó el programa Los Noc-turnos, sólo un 5% de los jóvenes… encuestados afirmaban practicar el conductor alternativo, y conocer esta figura. Hoy, 10 años después, el 90% de los jóvenes dice haberlo practicado alguna vez, y en muchos casos, reconoce hacerlo de forma frecuente.

En 2001, nacía, de la mano de la Federación Española de Bebidas Espirituosas (FEBE) el programa Los Noc-turnos para promover la figura del conductor alternativo en nuestro país y fomentar una actitud de responsabilidad entre los jóvenes, yendo más allá del clásico “si bebes, no conduzcas”. En estos diez años esta iniciativa ha contribuido a incrementar el conocimiento de la figura del conductor alternativo en un 48% y hoy, el 71% de los jóvenes afirma tener intención de ponerlo en práctica en el futuro.

Desde que empezó la iniciativa Los Noc-turnos unos 20.000 jóvenes han participado en las más de 80 acciones llevadas a cabo en puntos de consumo de diferentes localidades españolas y casi 7.000 han adoptado directamente la figura del conductor alternativo.

La importancia de medir la eficacia del programa y su evolución

Anualmente, la Federación encarga estudios de evaluación para testar los resultados del programa entre los jóvenes participantes y no participantes de “Noc-Turnos”. Encuestando cada año a una media de 750 personas, participantes y no participantes en las acciones.

Los datos de evolución a lo largo de estos 10 años demuestran también que se ha duplicado el número de jóvenes conductores que nunca bebe alcohol si va a conducir, pasando de un 34% en 2001 al 61% en 2010. Hecho que, sin duda, ha contribuido sensiblemente a reducir el número de accidentes a consecuencia del consumo de alcohol en la franja de edad a la que se dirigen estas acciones (18 a 30 años). De hecho, la elección del público objetivo de esta iniciativa responde a que los jóvenes son mucho más permeables, capaces de adquirir y adoptar nuevas conductas con facilidad, al no tener hábitos irresponsables arraigados en su comportamiento.

Uno de los datos que más constante se ha mantenido a lo largo de estos años, y por el que se hacía esencial realizar este tipo de acciones, es que el coche continúa siendo uno de los medios preferidos por los jóvenes cuando salen por la noche. De hecho el 68% de los jóvenes declara utilizar este tipo de transporte en sus desplazamientos nocturnos, aunque en los últimos años este porcentaje ha descendido unas décimas, posiblemente debido a la situación económica.

A lo largo de estos diez años se han observado comportamientos de responsabilidad entre los jóvenes, que cada vez muestran menos tolerancia ante un conductor ebrio. Según los datos del estudio realizado en 2010, el 79% de los jóvenes intenta convencer al conductor de que no coja el coche si ha ingerido alcohol. Y, el 57% está dispuesto a buscar cualquier otra alternativa de transporte para no volver a casa con un conductor poco responsable.

“Los datos de las encuestas anuales nos permiten comprobar la eficacia del programa y ver su evolución en el tiempo. Los resultados son muy positivos y esperanzadores y se evidencia que existe un mayor grado de concienciación y sensibilización en todo lo relacionado con el consumo de alcohol y la conducción”, afirma el Director Ejecutivo de FEBE, Bosco Torremocha. “Por un lado disminuye el número de jóvenes que confiesa llevar a cabo conductas irresponsables; y, por otro, aumenta el porcentaje de jóvenes que tratan de evitar que un conductor que ha bebido, coja el coche.”

Estos resultados confirman la consolidación de la figura del conductor alternativo como una de las soluciones más generalizadas entre los jóvenes para evitar los problemas derivados del binomio alcohol y conducción. Según se desprende del estudio, el 46% de los encuestados en 2010 considera que esta iniciativa es muy buena para influenciar en su comportamiento y generar reflexión acerca del consumo de alcohol al volante, cuando en 2001, la primera vez que se realizó este programa, apenas un 20% lo afirmaba.

En esta línea, un 71% de los encuestados afirma tener intención de practicar la figura del conductor alternativo en el futuro. Hace 10 años esta cifra se situaba en el 60%. Cabe destacar también la mejora cualitativa en su práctica, ya que se observa una mejor organización y mayor cooperación entre los ocupantes del vehículo. Cada vez se rota más en la elección del conductor (22% en 2001 frente al 32% en 2010) y la decisión de a quién le toca no beber y conducir es más consensuada, fruto de la decisión de todo grupo.

“Uno de cada tres jóvenes que se inicia en la figura del conductor alternativo, lo hace a partir de su participación en nuestros programas”, concluye Bosco Torremocha, Director Ejecutivo de FEBE.

¿Y tú, practicas el conductor alternativo?

Tags

Noticias relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

Si desea obtener información sobre definición de cookies en internet pinche aquí.

CERRAR