Comparativa BMW M4 M Performance Porsche Cayman GT4 (22)

COMPARATIVA: BMW M4 M Performance vs Porsche Cayman GT4

Dos deportivos auténticos que prometen ofrecer sensaciones únicas empleando fórmulas muy diferentes, así son los protagonistas de la comparativa de hoy: BMW M4 M Performance y Porsche Cayman GT4. El primero es un coupé de cuatro plazas con un poderoso motor sobrealimentado que está ligado, en este caso, a un cambio automático de doble embrague. El otro, un estricto biplaza con un motor atmosférico, situado en posición central-trasera; un propulsor que se asocia exclusivamente a un cambio manual, toda una rareza hoy en día.

De vez en cuando surgen oportunidades inesperadas que son imposibles de rechazar, como es el caso de esta comparativa entre el BMW M4 M Performance y el Porsche Cayman GT4. En un principio simplemente iba a probar el poderoso coupé de BMW con la excusa de la llegada de una unidad equipada con el catálogo al completo de accesorios M Performance. Pero a unos pocos días de que me lo entregasen, Porsche nos comunicó que nos cedía un Cayman GT4 para que conociéramos, en primera persona, a la versión más evolucionada y deportiva del coupé biplaza de la marca alemana antes de que desapareciera de su flota de prensa. Casualmente, la presencia de ambos en nuestra redacción coincidía en el calendario.

No te pierdas: Comparamos al BMW M3 E30 contra el BMW M3 F80

En el fondo son dos coches muy diferentes. Aunque cada uno de ellos recurre a fórmulas muy distintas, convergen en el objetivo final que persiguen: ofrecer la máxima deportividad dentro de sus respectivas gamas. Tienen un precio muy similar (en especial si sumamos todos los accesorios y opciones que equipa el BMW), ambos son más que aptos para divertirte en una pista de velocidad y sobre el papel, sus prestaciones son realmente similares, por lo que la realización de esta comparativa está más que justificada. Además, ¿quién se podría resistir a la tentación de enfrentar a estas dos bestias en un escenario como el Circuito del Jarama?

Comparativa BMW M4 M Performance Porsche Cayman GT4 (8)

El BMW M4 Coupé M Performance es un vehículo que deriva de un elegante y aburguesado coupé de cuatro plazas que, tras haber pasado por las expertas manos BMW M GmbH y haber sido aliñado con un puñado de accesorios M Performance, se convierte en una auténtica máquina de sensaciones. No es el más potente, pero sin duda es la estrella de la gama más deportiva de BMW (al menos hasta que llegue el BMW M4 GTS y el más pequeño de la familia, el BMW M2 Coupé) un automóvil capaz de ponerte los pelos de punta con tan solo arrancarlo en frio y más con el grito de guerra que emiten los escapes M Performance de esta unidad, un despertador que odiarían tus vecinos, como les pasó a los míos.

El Porsche Cayman GT4, por su parte, está basado en un vehículo que ya de por sí es extremadamente dinámico y deportivo, el Porsche Cayman, algo que queda claro con tan solo nombrar algunas de sus características: estricto biplaza de propulsión, de unos 1.400 kg de peso, con motor en posición central-trasera, una dirección extremadamente precisa y un propulsor atmosférico con un sonido y una respuesta deliciosa. Pero este no es un Cayman cualquiera, es el más evolucionado y tiene el honor de ser el modelo de acceso a la gama GT de Porsche. Es el ‘bebé’ de los modelos de la marca que han sido desarrollados específicamente para dominar los mejores trazados del planeta, algo de lo que en Porsche saben mucho, como demuestran coches como los Porsche 911 GT3 y 911 GT3 RS de última generación, con los que comparte -o puede compartir gracias al equipamiento opcional- algunos de sus elementos.

Comparativa BMW M4 M Performance Porsche Cayman GT4 (2)

Monta el motor aspirado de 3.8 litros y seis cilindros bóxer del anterior Porsche 911 Carrera S, pues recordemos que en su última evolución los Carrera y Carrera S se han pasado al lado de la sobrealimentación. Es un propulsor más grande que el de su rival en esta comparativa, que equipa también un seis cilindros, pero que en este caso están colocados en línea (y ubicados en posición delantera) y recurren a la ayuda de dos turbocompresores, cortesía de la tecnología BMW M TwinPower Turbo. De esta forma, el M4 Coupé ofrece 431 CV de potencia y 550 Nm de par, o lo que es lo mismo, 46 CV y 130 Nm más que el Cayman GT4 (que entrega 385 CV y 420 Nm).

Pero gracias a la importante diferencia de peso de casi 200 kg que hay entre ambos, con 1.612 kilogramos para el M4 y 1.415 kg para el GT4, justificada en parte por el mayor tamaño del M, sus prestaciones son realmente similares. Tres décimas de segundo separan los registros de aceleración de 0 a 100 km/h del M4 Coupé M Performance y del Cayman GT4, operación en la que emplean 4,1 y 4,4 segundos, respectivamente. Una diferencia que se reduce a tan solo una décima si el M4 estuviese equipado con el cambio manual de seis relaciones, como el del Cayman, y no con la caja de doble embrague M de la unidad probada.

Porsche Cayman GT4 (1)

Si bien, hay una característica que hay que destacar y que hace que la respuesta a las órdenes emitidas a través del acelerador de uno y otro sean muy diferentes. El GT4 es atmosférico y el M4 es turbo, por lo que aunque las cifras de par máximo son próximas, su forma de entregarlo no puede ser más diferente. En el M4 los 550 Nm llegan como un verdadero torbellino desde tan solo 1.850 revoluciones por minuto, casi como si fuese un propulsor turbodiésel, salvo por la diferencia de que en este caso los mencionados 550 Nm permanecen de manera constante hasta que alcanzamos las 5.500 vueltas, momento exacto en el que los 431 CV toman el relevo.

La entrega de par del motor del Porsche Cayman GT4, como buen atmosférico, es mucho más progresiva. Y aunque se muestra también contundente desde el ralentí, los 420 Nm no llegan hasta que no alcanzamos las 4.750 revoluciones por minuto. Esto hace que el BMW M4 Coupé sea siempre e independientemente de la relación que llevemos engranada, muy bruto -no se me ocurre otra palabra mejor para describirlo-, tanto que el control de tracción casi siempre tiene que hacer horas extra para mantener la situación bajo control. Esto es algo que no sucede en el GT4, que consigue transmitir el rendimiento de su propulsor al asfalto de forma más efectiva. El control de tracción no saltará a no ser que fuerces la situación intencionadamente.

BMW M4 Coupé M Performance (9)

La justificación de esto último, además de la distribución de pesos más favorable del Porsche para poner sobre el asfalto su potencia -recuerda que el motor se asienta entre el conductor y las ruedas traseras-, también está en los neumáticos que equipan uno y otro. El M4 Coupé montaba unas cubiertas Michelin Pilot Super Sport, mientras que el Cayman GT4 recurría a unas Michelin Pilot Super Sport Cup 2. Ese ‘apellido’ marca diferencias, tanto en lo referente al límite de agarre longitudinal como lateral. Suma a lo anterior el centro de gravedad más bajo del GT4 -menor altura total y un motor tipo bóxer que queda prácticamente a ras del suelo- y su menor distancia entre ejes y es más fácil entender por qué supera a su rival en esta comparativa en paso por curva y agilidad para realizar cambios de dirección.

Esa diferencia entre turbo y atmosférico, lógicamente, también se nota en los registros de recuperación. El Porsche Cayman GT4 es rápido acelerando una vez en marcha -y desde parado también, evidentemente-, pero es que en comparación y en este sentido, el BMW M4 Coupé juega en otra liga. Sí, hay algo de retraso, mínimo, entre que pisamos el pedal del gas del BMW en comparación con el del Porsche, pero ni con su coeficiente aerodinámico más favorable ni con su menor peso, el GT4 puede hacer nada para evitar ser superado en este tipo de maniobras. Como muestra, los 4,2 segundos que necesita el M4 para pasar de 80 a 120 km/h en quinta velocidad, un ‘tiempazo’ frente a los -también excelentes- 5,5 segundos que invierte el GT4 en completar esta misma operación con la quinta marcha engranada.

Comparativa BMW M4 M Performance Porsche Cayman GT4 (15)

He tenido la fortuna de poder realizar muchos kilómetros a los mandos tanto del BMW M4 Coupé F82 como de su hermano de cuatro puertas, el BMW M3 F80 (prueba). Son coches extremadamente divertidos y rápidos, sobre todo en circuito, que es donde puedes experimentar verdaderamente lo que son capaces de dar de sí. Tienen potencia más que de sobra para cualquier circunstancia que te puedas encontrar por la vía pública, es más, tanto es así que deberás estar muy atento al velocímetro o de otra forma y en cuestión de segundos, si te caza algún cinemómetro, podrías acabar entre rejas. Esto también es aplicable al Porsche.

Una de las características del BMW que más me gustan en comparación con sus antecesores, en especial con el BMW M3 E90 con motor V8, es que circulando a ritmo tranquilo, sin caer en la tentación de pisar el acelerador a fondo, son capaces de gastar realmente poco, con medias que sin problemas bajan por debajo de los 9l/100km. Esto, que puede parecer poco importante en un vehículo de estas características, es destacable sobre todo por la importante autonomía que pueden llegar a lograr. En el Porsche Cayman GT4 me ha sido totalmente imposible acercarme a dichas cifras, aunque hay que decir a su favor que desafortunadamente estuvo en mi poder durante unas pocas horas, por lo que tampoco es que me contuviese con el acelerador.

Comparativa BMW M4 M Performance Porsche Cayman GT4 (4)

Respecto al sonido que produce el motor de seis cilindros en línea turboalimentado del modelo de BMW M GmbH, algo que ha dado mucho de hablar al ser calificado como artificial por la utilización de los altavoces del equipo de sonido, sinceramente y en mi opinión, es realmente adictivo. Y más en el caso de esta unidad del M4, que equipa los escapes M Performance (4.700 euros) que intimidan tanto a los que escuchan desde el exterior como a los que lo hacen desde el interior, con sonoras explosiones incluidas cuando levantas el pie del acelerador. Eso sí, pocas cosas en este mundo se pueden comparar al ‘aullido’ que emiten las dos salidas de escape del Porsche Cayman GT4 cuando su motor atmosférico se aproxima a su régimen de giro máximo, fijado en unas 7.800 revoluciones por minuto.

Bajarse del M4 M Performance y subirse en el Cayman GT4 de la comparativa es un salto importante en lo que se refiere a la experiencia de conducción pura y dura. El tacto de su dirección, que como en el BMW es de asistencia eléctrica, es simplemente perfecto, con una combinación ideal entre el peso y la información que llega a las manos. Su cambio manual es preciso y rápido de manejar, lo que contribuye a involucrarte más al conducir. Además, con el modo Sport activado, el propio coche se encarga de dar un golpe de gas en las reducciones para igualar la velocidad de giro del motor con la de la transmisión. Esta misma función también la incorpora el M4 con cambio manual, pero dado que esta versión cuesta exactamente lo mismo que la variante con caja de doble embrague, es comprensible que la mayoría de compradores opten por esta última opción, que además, resulta más ahorradora y rápida en todos los registros.

BMW M4 Coupé M Performance (10)

El de BMW me ha parecido más exigente en conducción rápida, pues con los controles desactivados o en modo M Dynamic -fundamental para exprimir todas sus prestaciones-, su tren trasero se insinúa ante el más mínimo roce del acelerador, algo que se puede solucionar prestando mucha atención y esperando a estar con el volante totalmente derecho para ir pisando el pedal a fondo progresivamente. Con el Porsche, si exceptuando los giros más lentos o si fuerzas la cruzada de forma intencionada, no pasa esto.

Aceleras con ganas y el coche tracciona y tracciona sin rechistar, subiendo de velocidad con gran celeridad, sin que el control de tracción tenga que intervenir prácticamente. El tacto de los frenos del Cayman GT4 también me ha gustado más y eso que su rival montaba los cerámicos opcionales (una opción de más de 9.000 euros), que son todo un prodigio en lo que a resistencia y capacidad de retención se refiere. Pero el pedal del freno del M4 no tiene ese tacto duro y de carreras del que hace gala el del Porsche, mucho más firme y por ende, más sencillo de modular.

Porsche Cayman GT4 (6)

Tanto el BMW M4 Coupé como el Porsche Cayman GT4 son coches capaces de despertar la pasión de cualquier aficionado al motor y poder conducir cualquiera de los dos es un verdadero privilegio al alcance de unos pocos afortunados, tanto por sus elevados precios, como sobre todo y en el caso del Porsche, porque su producción ya está vendida. Si quieres uno tendrás que acudir al mercado de segunda mano. Personalmente y si el dinero y esto último no fuese un problema, me quedaría con el de Stuttgart. Aunque siendo sincero, si pudiese me quedaba con los dos, el M4 Coupé para el día a día, para divertirme en los desplazamientos rutinarios y con el GT4 para acudir al circuito los fines de semana.

Ficha técnica BMW M4 Coupé DKG F82
Motor Cilindrada 2.979 cc
Cilindros 6 en línea
Potencia Máxima 431 CV / 5.500 – 7.300 rpm
Par Máximo 550 Nm / 1.850 – 5.500 rpm
Transmisión Caja de Cambios Automática DKG 7 velocidades
Tracción Trasera
Suspensión Delantera Tipo McPherson / Resorte helicoidal
Trasera Paralelogramo deformable / Resorte helicoidal
Dimensiones Longitud 4.671 mm
Anchura 1.870 mm
Altura 1.383 mm
Distancia entre Ejes 2.812 mm
Alimentación Tipo de Alimentación Inyección directa. Turbo. Intercooler
Peso Peso 1.612 kg
Prestaciones Velocidad Máxima 250 km/h
Aceleración 0-100 Km/h 4,1 seg
Consumos Urbano 11,1 l/100 km
Extraurbano 6,7 l/100 km
Combinado 8,3 l/100 km
Emisiones Emisión CO2 194 g/km
Precio Precio Oficial Desde 92.099 euros (o desde 103.185 euros con todos los accesorios M Performance)

 

Ficha técnica Porsche Cayman GT4
Motor Cilindrada 2.800 cc
Cilindros 6 – Bóxer
Potencia Máxima 385 CV / 7.400 rpm
Par Máximo 420 Nm / 4.750 – 6.000 rpm
Transmisión Caja de Cambios Manual, 6 velocidades
Tracción Trasera
Suspensión Delantera Independiente/ McPherson / Barra estabilizadora
Trasera Independiente/ McPherson / Barra estabilizadora
Dimensiones Longitud 4.438 mm
Anchura 1.817 mm
Altura 1.266 mm
Distancia entre Ejes 2.484 mm
Alimentación Tipo de Alimentación Inyección directa
Peso Peso 1.415 kg
Prestaciones Velocidad Máxima 295 km/h
Aceleración 0-100 km/h 4,4 seg
Consumos Urbano 14,8 l/100 km
Extraurbano 7,8 l/100 km
Combinado 10,3 l/100 km
Emisiones Emisión CO2 238 g/km
Precio Precio final Desde 99.094 euros

Prueba: Nacho de Haro

* Agradecemos al Circuito del Jarama la cesión de sus instalaciones para la realización de esta comparativa.

BMW M4 Coupé M Performance y Porsche Cayman GT4

BMW M4 Coupé M Performance

Porsche Cayman GT4

Tags

Noticias relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

Si desea obtener información sobre definición de cookies en internet pinche aquí.

CERRAR