como-son-pruebas-consumo-WLTP

ESPECIAL: los fabricantes engañan, así son las pruebas de consumo

La Federación Europea de Transporte y Medio Ambiente ha expuesto algo de lo que ya somos conscientes: los fabricantes de automóviles mienten en el consumo medio declarado. El truco está en las diferencias del coche que realiza la prueba de consumo de carburante con el coche que circula por las carreteras.

Los fabricantes de automóviles nos engañan. Imagino que eres consciente de ello, y si no es así, te invito a que eches un vistazo a la ficha técnica de tu vehículo, en concreto al consumo de carburante, y compares la cifra con la que expone el ordenador de viaje de tu coche. Muy diferentes, ¿verdad? Nosotros lo comprobamos prueba tras prueba, independientemente de la marca o modelo, aunque, según el estudio ‘Mind the Grap report 2014‘, informe de la Federación Europea de Transporte y Medio Ambiente, algunos fabricantes mienten más que otros. Por ejemplo, el gasto real de Daimler es un 40% mayor al oficial; este consorcio ocupa el “número uno en la lista europea de tramposos de la economía de combustible”.

test-consumo-carburante-WLTP

Con el paso de los años, este engaño ha ido en aumento: del 8% en 2001 al 31% en 2013. Esto, traducido en euros supone que el consumo adicional cuesta a cada conductor unos 500 euros al año. Según Greg Archer, director de la Federación Europea de Transporte y Medio Ambiente: “A menos que Europa presente la nueva prueba en 2017, los fabricantes continuarán engañando y el costo será asumido por los conductores, que pagarán 5.600 euros más de combustible durante la vida útil del coche”. Si la situación sigue igual, la diferencia del consumo real con el oficial podría crecer por encima del 50% en 2020, sumando un coste adicional de casi un billón de euros en 2030.

Worldwide-harmonized-Light-vehicles-Test-Procedure

Pero no solo este engaño repercute en el bolsillo del consumidor, también en el cambio climático, porque dentro de quince años se estima que las emisiones de CO2 adicionales acumuladas estarán cerca de 1,5 millones de toneladas. Pero, ¿es que también nos engañan con las emisiones declaradas? Pues sí, porque los resultados reales pueden ser hasta un 4% mayores. Según mantiene el estudio, los coches pueden emitir hasta un 40 % o 45 % más de CO2 en carretera de lo que ha sido medido en los laboratorios.

pruebas-WLTP

¿Y cómo es posible que exista una diferencia tan grande entre el consumo oficial y el real? Pues por las anticuadas y sorprendentes pruebas de consumo de la Unión Europea. “Al igual que las pruebas de contaminación del aire, el sistema europeo de test de coches para medir el consumo de combustible y las emisiones de CO2 están desacreditadas por completo”, expone Archer. “El escándalo de Volkswagen solo ha sido la punta del iceberg y lo que hay debajo es el abuso generalizado por parte de los fabricantes automovilísticos de las pruebas que permiten a los coches consumir un 50% más de combustible de lo que se afirmaba”, añade.

prueba-consumo-carburante-WLTP

Y es que es así, de esta forma tan poco rigurosa, cómo se realizan las pruebas de consumo de carburante de la WLTP (Worldwide harmonized Light vehicles Test Proceduresinfo-). Se llevan a cabo en dos escenarios con examinadores elegidos por los fabricantes. El primero de ellos es el laboratorio. El coche se aligera al máximo, con lo que se consiguen menos inercias y más eficiencia. Se desconecta el alternador, con lo que la batería no se carga y se reduce el consumo. Se optimiza la configuración del motor, reduciendo así las emisiones. Se utilizan lubricantes especiales para que ciertas partes móviles del motor funcionen de manera más eficiente. Se usan marchas largas. Este test se realiza bajo las mejores condiciones climatológicas y de temperatura, además de altura. Lo mismo ocurre en el otro escenario: la carretera. Se altera la alineación de las ruedas, se montan unos neumáticos especiales y se hinchan por encima de lo normal para favorecer la resistencia a la rodadura. Se tapan los huecos que quedan abiertos en la carrocería, como ocurre en las puertas, con el objetivo de favorecer la aerodinámica. Se encajan las pastillas de freno completamente en las pinzas, mejorando también la aerodinámica y la resistencia. Asimismo, aprovechan las tolerancias permitidas por la normativa europea y declaran como oficiales los valores más ventajosos de las pruebas de consumo, aunque no representen la media.

Tags

Noticias relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

Si desea obtener información sobre definición de cookies en internet pinche aquí.

CERRAR