recurrir-multa

Cómo recurrir una multa de tráfico

Con la llegada del verano aumentan los desplazamientos por carretera y por tanto, también las probabilidades de que seamos sancionados. Para que no te amarguen las esperadas vacaciones estivales, a continuación te desvelamos las claves para recurrir una multa de tráfico.

¿Sabes cómo recurrir una multa de tráfico? La mayoría de conductores, ya sea por falta de tiempo, por desconocimiento del proceso a seguir o simplemente por estar conformes con la sanción, deciden pagarlas acogiéndose al descuento del 50%. Sin embargo, si crees que no deberías haber sido sancionado y te aprovechas del descuento de pronto pago, de inmediato pierdes el derecho a presentar un recurso, dado que son acciones excluyentes entre sí, incluso si a posteriori te das cuenta de que existe un error evidente en la denuncia.

No te pierdas: La historia de los radares en España

Lo primero que debes saber es que, una vez hayas recibido la denuncia, sea por la vía que sea, dispones de un plazo de 20 días naturales para presentar alegaciones. Esto significa que debes contar todos los días que transcurran desde ese momento, incluidos festivos, fines de semana… Si por el motivo que sea no te has enterado de que has sido multado, debes saber que la sanción continúa su curso y saldrá publicada en el TESTRA (Tablón Edictal de Sanciones de Tráfico) y en el BOE y las autoridades, por tanto, darán por hecho que ya la conoces. Si aun así decides hacer caso omiso, entonces será Hacienda la que reclamará el pago de la multa con un recargo adicional.

multas en zonas de estacionamiento regulado podrían ser nulas

Antes de recurrir una sanción de tráfico, tienes que buscar posibles errores de forma en la misma. Para ello deberás analizar en detalle todos y cada uno de los datos que aparecen, comprobando que sean correctos: el nombre, el DNI, la identificación del vehículo (marca, modelo, matrícula, color), que el lugar exacto de la infracción exista… Si encuentras un fallo aquí, ya tienes argumentos para recurrirla, presentando un escrito de alegaciones (puedes utilizar uno de los pliegos de descargo que hay en la red, como este) aportando pruebas sobre por qué consideras que no es válida, ya sean documentales, testificales o periciales, estas últimas elaboradas por técnicos.

No te pierdas: Así funcionan los nuevos radares invisibles de la DGT

Una vez presentado, te toca esperar, la Administración dispone de un plazo de cuatro meses para responder. La multa puede anularse ya en esta fase si el recurso es estimado, pero si eso no ocurre y es desestimado, te responderán aportando las pruebas pertinentes o directamente notificándote la resolución sancionadora, en cuyo caso deberás hacer frente al importe de la sanción, ya sin posibilidad de acogerte al descuento por pronto pago. Si aportan pruebas, dispondrás de 15 días para intentar recurrir la multa con un recurso de reposición.

multa-hablar-acompañante

Agotado el recurso de una multa en vía administrativa, el siguiente paso sería la vía judicial. Actualmente, tal y como nos informan desde Pyramid Consulting, las persona físicas quedan exentas del pago de la tasa judicial, circunstancia que abarata los costes de acceso a la justicia, por lo que si sigues estando convencido de que existe un error, es recomendable que sigas este proceso.

Tags

Noticias relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

Si desea obtener información sobre definición de cookies en internet pinche aquí.

CERRAR