cambios-publicidad-automoviles

Cómo ha cambiado la publicidad de automóviles

El estilo al hacer publicidad antaño ya no tiene nada que ver con el tipo de anuncios que vemos actualmente. Las técnicas audiovisuales, iconografía y mensajes, de la publicidad de los sesenta y setenta no encajaría con el estilo de vida actual, por lo que cualquier campaña basado en este estilo sería un total fracaso. En este pequeño recopilatorio de anuncios antiguos, y también alguno que otro más moderno, se aprecia como el coche sigue siendo una herramienta vital en nuestras vidas, un elemento primordial que siempre se ha encargado de conseguir los retos y deseos que ha tenido la población de cada época.

Como ya hicimos en el especial de la publicidad de automóviles más desafortunada, en el siguiente recopilatorio queremos mostrar algunos de los anuncios con mensajes algo desfasados para nuestros tiempos, pero convincentes en el contexto histórico en el que eran emitidos. Algo en común compartían la publicidad de una misma época, como es la presentación de imágenes sencillas de la vida cotidiana, sus consiguientes problemas, y la solución que otorgaba un el producto anunciado. Este ejemplo lo encontramos en anuncios como ‘Para la guerra de todos los días‘ del Seat 127, ‘Empieza donde otros acaban‘ del Citroën GS, y ‘El coche para gente encantadora‘ del Citroën Dyane 6.

Pero el cambio se produjo de manera progresiva, y fue en esos años de evolución en los que nos dejaron anuncios memorables, donde se creó la imagen de muchas marcas, donde pasamos de la publicidad racional a la emocional, a lo visualmente atractivo y al instinto de compra más básico. Este es el caso de la publicidad  donde se primaba el origen del vehículo, como ‘los japoneses‘ del Nissan Patrol; el ‘¿Te gusta conducir?‘ de BMW; y los equipamientos más completos, como el Volkswagen Polo.

Esta evolución nos ha permitido llegar a la publicidad de nuestros tiempos, la cual busca que el conductor tenga un coche exclusivo, con el mejor rendimiento, las mejores comodidades y el mejor equipamiento. Ejemplos de este tipo de publicidad son el del Ford Focus que aparca solo en la cornisa de un edificio, el Volkswagen Golf que frena solo o incluso los que directamente destacan el regalo que hacen al comprarlo, como el Renault Scénic y una tablet.

Tags

Noticias relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

Si desea obtener información sobre definición de cookies en internet pinche aquí.

CERRAR