bmw-m1-procar-1

BMW M1 Procar: así luce este ejemplar recién restaurado

Con 40 unidades producidas, podríamos decir que el BMW M1 Procar es uno de los automóviles más exclusivos de cuantos ha fabricado BMW. Pero el ejemplar que te traemos hoy es más especial si cabe, pues estamos ante el único del mundo que ha sido homologado para su uso en la vía pública, un coche que además acaba de ser sometido a una restauración completa cortesía de Canepa.

Hoy queremos mostrarte al impresionante e impecable BMW M1 Procar que acaban de restaurar los expertos especialistas de Canepa, una de las compañías más reputadas del sector propiedad del coleccionista Bruce Canepa que además, lo acaba de poner a la venta por una cantidad que no han querido hacer pública. Estamos ante una de las 40 unidades producidas de esta variante de competición del icónico BMW M1, por lo que probablemente sea uno de los automóviles más exclusivos de cuantos ha fabricado BMW.

Te interesa: A subasta el primer BMW M1 matriculado de la historia

Pero la rareza de este ejemplar concreto de BMW M1 Procar de 1979 es todavía mayor, pues se trata de la única de esas cuatro decenas de unidades que ha logrado obtener la homologación para poder ser utilizado en la vía pública. Esta decisión de convertirlo en un vehículo apto para la calle fue tomada por la propia BMW, que eliminó gran parte del equipamiento específico de estos coches de carreras con el objetivo de que se pudiera usar en carretera.

bmw-m1-procar-6

Este BMW M1 Procar restaurado fue adquirido originalmente en noviembre 1979 por un cliente alemán, pero nunca llegó a pisar un circuito, así que BMW decidió reconvertirlo y posteriormente fue adquirido por un coleccionista norteamericano. Llegó a Estados Unidos en marzo de 1984 y a partir de ese momento fue expuesto en numerosos eventos hasta que, a finales de la década de 1990 fue apartado y almacenado. En octubre de 2012 volvió a ver la luz del sol y poco después, Canepa comenzó con la completa restauración.

bmw-m1-procar-22

Fue desmontado por completo y fue entonces cuando se percataron de que estaban ante uno de los 40 M1 Procar, pues pequeños detalles le delataban como tal: aparecieron los agujeros del alerón, descubrieron las múltiples posiciones disponibles para la suspensión… Y para asegurarse de que no se estaban confundiendo, de que efectivamente se trataba de un Procar original, trajeron a sus instalaciones un BMW M1 Procar para compararlos. Así comenzó una restauración en la que han intentado usar la mayor cantidad de componentes originales posibles (del M1 Procar) y ahora está en venta por una suma que no han querido publicar.

Tags

Noticias relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

Si desea obtener información sobre definición de cookies en internet pinche aquí.

CERRAR