BMW-M4_Individual-Piston-Heads

BMW Driver Training: Conducción Deportiva en el Jarama

Desde 1977, BMW imparte cursos de conducción… por todo el mundo. Suponen una fuente de conocimiento para el conductor, que perfecciona la escasa técnica que aprende en la autoescuela. BMW Driver Training ofrece una jornada divertida en la que se agudiza la destreza y el nivel de conducción. Acudíamos al Jarama, por segunda vez este […]

Desde 1977, BMW imparte cursos de conducción… por todo el mundo. Suponen una fuente de conocimiento para el conductor, que perfecciona la escasa técnica que aprende en la autoescuela. BMW Driver Training ofrece una jornada divertida en la que se agudiza la destreza y el nivel de conducción.

Acudíamos al Jarama, por segunda vez este año, a realizar el curso de Conducción Deportiva que ofrece BMW a cualquier persona que esté dispuesto a aprender, pasar un rato agradable y pilotar coches deportivos que superan los 300 CV. Es una oportunidad excelente para rodar por un circuito siguiendo las orientaciones de un experimentado instructor.

El curso tiene una duración aproximada de ocho horas y está compuesto por: una clase teórica, diferentes pruebas prácticas de conducción y la que todo el mundo espera con impaciencia, rodar por el circuito con el BMW 335i y el M3.

El bloque teórico es el primero que fue impartido. Durante aproximadamente una hora y después del desayuno y de la breve introducción, José Ramón Oller, muy conocido en el mundo del motor, enseñó sus conocimientos para que, llevado a la práctica, realizásemos una conducción dinámica casi perfecta. De gran importancia fue el aprendizaje de la correcta trazada de las curvas, la perfecta colocación de las manos en el volante, las inercias, los repartos de peso y los límites de adherencia del coche. Además, dio a conocer una serie de consejos de gran importancia a la hora de rodar en un circuito: hacer los giros progresivos, evitar movimientos innecesarios y mantener las inercias bajo control.

Una vez asimilada la temática, nos dirigimos a la pista donde observamos los 335i con pack M, auténticas preciosidades con motor de gasolina de 6 cilindros en línea capaz de rendir 306 CV y poner en apuros al mismísimo M3 E46. Nos acomodamos a la perfección en los asientos deportivos que equipan y empezamos el bloque práctico.

La primera prueba a la que fuimos sometidos fue la del slalom. Con la segunda marcha engranada, fuimos esquivando los conos. Allí comprendimos la enorme importancia de los múltiples controles de seguridad que equipa el coche.

La siguiente experiencia consistía en una aceleración a tope en la curva de Le Mans. El coche se comportó correctamente y no dio pie a ningún tipo de cruzada.

En la tercera prueba pudimos comprobar la eficacia del 335i ante un cambio de carril a 80 km/h. Increíble, parecía una tabla.

La última maniobra antes de empezar a correr fue la frenada de emergencia. En ella aprendimos a hundir el pie en el pedal y la garantía que ofrece el ABS ante detenciones bruscas.

Una vez finalizadas, tocaba lo que todo el mundo esperaba, meternos en la piel de un conductor profesional y rodar por el histórico trazado del Jarama. La mayoría de los pilotos dicen de él que es un circuito especial, y cuando acabas la jornada, nos dimos cuenta de que realmente lo es. Durante dos vueltas, los monitores nos explican la fórmula para rodar lo más rápido posible. Es el momento en el que apreciamos la enorme experiencia que tienen en sus manos. Después, nos toca el turno a nosotros. Colocamos el asiento en la posición correcta, ajustamos el volante, nos ponemos el cinturón y… ¡a correr!

Nuestro instructor fue Jaime Herrera, más conocido como “Junior”. En todo momento nos iba corrigiendo, explicando las trazadas perfectas, cuando debíamos cambiar de marcha y cuando frenar a tope. Entre medias, nos revelaba la importancia de la física y como la empleaba. A medida que pasaba el día, nos dimos cuenta de lo experto que era en la materia, no se le escapaba nada.

Después de una apetitosa comida nos pusimos de nuevo a los mandos del 335i. Cada vez cometíamos menos errores y nuestra satisfacción era plena. Hemos de decir que cuando veíamos la aguja del velocímetro llegar hasta los 220 km/h a final de recta, nos recorría una sensación de excitación por todo el cuerpo que se complementaba con la vibración del pedal del freno cuando lo pisábamos a fondo, muy a fondo. El mismo efecto producía ver pasar los coches a toda velocidad y oír el ruido de los motores desde el muro.

Y por fin, llegó el momento. El M3 nos esperaba. 3.999 cc, 420 CV y 400 Nm, todo para nosotros. En la primera vuelta observamos la suspensión, más rígida que la del 335i, y como devora las curvas con la mayor facilidad. Su potencia nos incitaba a sacarle el máximo partido y su sonido, más metálico que el del seis cilindros, nos pedia más. Después de una serie de vueltas, volvemos a pilotar el 335i. No se echa en falta el M, porque el motor de 6 cilindros empuja y mucho.

La peor parte del día es el momento en que nos tenemos que separar de estos deportivos y abandonar el circuito del Jarama para volver a las carreteras españolas donde hay una señal que nos recuerda la velocidad máxima.

BMW Driver Training y en especial el Curso de Conducción Deportiva es una experiencia cien por cien recomendable.

Sinceramente, creemos que hay que vivir algo así una vez en la vida. Esta ha sido la segunda vez que la realizamos, pero como dicen “no hay dos sin tres”…

Si lo tuyo no son los circuitos y prefieres conducir fuera de las carreteras asfaltadas o la nieve, BMW realiza diferentes cursos en Suecia, Austria, Pirineos y Namibia.

Datos de interés:
– Duración del curso: Jornada completa, con desayuno y comida.
– Precio: 595 €.
– Número de participantes: 39. Durante el curso no se admiten acompañantes.
– Condiciones de acceso: Permiso de conducción B. No es necesario tener un BMW.
– Vehículos utilizados: BMW 335i y M3.
– Próximas fechas: 20, 21, 22,25 y 26 de noviembre en el Circuit de Catalunya.
www.bmw.es/drivertraining

Tags

Noticias relacionadas

2 comentarios

  1. FRAN

    Como bien relatas en tu texto bonita y única para “cualquier persona que esté dispuesto a aprender, pasar un rato agradable y pilotar coches deportivos que superan los 300 CV” y que disponga de 600 euros para gastar en un solo día. ¿realmente merece la pena?, ¿no deberían estar este tipo de cursos al alcance de todos los bolsillos?, de esta manera podríamos mejorar nuestras actitudes en la carretera. Reitero que es mi humilde opinión

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

Si desea obtener información sobre definición de cookies en internet pinche aquí.

CERRAR