badenes-incrementan-contaminación-señal

Los resaltos incrementan la contaminación

Según un estudio del Centro de Ciencias de la Atmósfera de la Universidad Nacional Autónoma de México -UNAM-, los famosos reductores de velocidad conocidos como resaltos incrementan la contaminación emitida al medio ambiente. A la par de este grave problema, otros como el consumo de carburante y los atascos se unen a los aspectos negativos de estos particulares sistemas de reducción de velocidad.

Dependiendo del vehículo analizado, el estudio realizado por el Centro de Ciencias de la Atmósfera de la UNAM determina que los resaltos incrementan la emisión de agentes contaminantes a la atmósfera hasta en un 900 por ciento. Es el caso de un vehículo como un autobús que, cuando es sometido al esfuerzo de sobrepasar un resalto, las emisiones generadas por la aceleración supone hasta nueve veces más de la normal.

badenes-incrementan-contaminación-badén

La instalación de los resaltos suele realizarse en zonas residenciales, cuando una vía puede desembocar en un cruce o glorieta de forma fortuita y en las cercanías de parques y colegios. Los elevados niveles de contaminación que se registran en avenidas o calles con resaltos son negativos en todos los casos, pero en especial en menores de edad que pueden presentar problemas respiratorios e incluso sintomatologías similares a las del asma.

Paradójicamente, los resaltos tienen una función positiva que desemboca en demasiados inconvenientes. En el caso del consumo de combustible, cuando un vehículo sobrepasa un ‘agente tumbado’, como se llama coloquialmente estos elementos, el consumo puede ser de hasta 10 mililitros de gasolina, lo que, traducido en una avenida repleta de estos sistemas de reducción de velocidad, puede hacer mella en nuestro depósito de carburante obligándonos a repostar antes.

No te pierdas: ‘Operativo el primer badén oculto que sobresale en determinadas situaciones

Por otro lado, las autoridades del municipio de Modesto, California, determinaron que los resaltos provocan que alarguemos una frenada de emergencia, condiciona que el tráfico se desvíe a calles paralelas de tipo residencial para evitarlos e incrementa la contaminación acústica para los residentes cercanos a los reductores de velocidad.

Al mismo tiempo, otro estudio, esta vez realizado en Gran Bretaña, señalaron que los resaltos aceleran el envejecimiento de la suspensión de los vehículos, pueden tener dimensiones desproporcionadas que ocasiones daños graves al coche y su instalación es arbitraria, afectando al tráfico del carril contrario cuando no está destinado para él y siendo un obstáculo para peatones y ciclistas que no superan los límites de velocidad establecidos para la vía.

Imágenes: Wikipedia

Tags

Noticias relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

Si desea obtener información sobre definición de cookies en internet pinche aquí.

CERRAR