Audi TT clubsport turbo technology concept car

Audi TT clubsport turbo technology concept car

El Audi TT clubsport turbo technology concept car será la creación que lleve la compañía alemana a la feria de preparaciones Wörthersee 2015. Se caracteriza porque su motor 2.5 TFSI rinde 600 CV gracias a dos turbos, uno convencional y otro eléctrico.

Siempre que se acerca el Wörthersee, las firmas del Grupo Volkswagen preparan creaciones ‘locas’, algunas más acertadas y realistas que otras. La compañía de Ingolstadt ha lanzado la nota de prensa en la que presenta su Audi TT clubsport turbo technology concept car, el vehículo con el que intentará superar la atención lograda con el A3 clubsport quattro concept de la edición pasada.

Muchas cosas nos llaman la atención de este brutal Audi TT. Lo primero es su imponente imagen, conseguida gracias a una carrocería ensanchada, paragolpes sobredimensionados y un imponente alerón posterior en la tapa del maletero. El vehículo mide 4,33 metros de largo y 1,97 de ancho, por lo que ha crecido 16 cm y 14 cm, respectivamente.

Acompaña el interior, que, como no podía ser de otra forma, irradia deportividad. La jaula antivuelco en titanio y los asientos tipo bucket quitan parte del protagonismo a los elementos creados en CFRP y los revestidos en Alcantara.

Audi TT clubsport turbo concept

El otro punto fundamental del Audi TT clubsport turbo concept es su propulsor: se trata del conocido el 2.5 TFSI, pero ¡potenciado hasta los 600 CV! No solo se ha incrementado la potencia, ya que el par es de 650 Nm entre las 3.000 y 7.000 rpm. Este tremendo aumento en el cinco cilindros se ha conseguido gracias a un turbo tradicional y a otro eléctrico, con el que Audi consigue evitar el lag. Con este conjunto, el TT clubsport turbo es capaz de acelerar de 0 a 100 km/h en solo 3,6 segundos y alcanzar los 310 km/h.

Para tal creación, la compañía alemana ha escogido un cambio manual de seis relaciones, algo poco habitual, ya que casi siempre opta por la transmisión automática. Lo que era incuestionable era la tracción: quattro.

La guinda del pastel la ponen unos frenos carbocerámicos –de 370 mm de diámetro los del eje delantero-, unas llantas de aleación de 20 pulgadas con neumáticos 275/30 y una suspensión regulable en altura, rebote y compresión, que, además, puede elevar el coche al antojo del conductor, opción perfecta para no devorar los resaltos de las ciudades.

Tags

Noticias relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

Si desea obtener información sobre definición de cookies en internet pinche aquí.

CERRAR