Audi R8 GT

El Audi R8 GT es la versión… de calle más deportiva del R8. Su peso ha sido rebajado 100 kg con lo que se queda finalmente en 1.525 kg. La potencia de su motor ha aumentado hasta los 560 CV. Su precio en Alemania asciende hasta los 193.000 €. Cuando Audi presentó el R8 V10 de […]

El Audi R8 GT es la versión… de calle más deportiva del R8. Su peso ha sido rebajado 100 kg con lo que se queda finalmente en 1.525 kg. La potencia de su motor ha aumentado hasta los 560 CV. Su precio en Alemania asciende hasta los 193.000 €.

Cuando Audi presentó el R8 V10 de 520 CV, fueron muchas la alabanzas a este nuevo modelo que dejaba “añoso” al clásico 4.2 FSI. Ahora, la marca de los cuatro aros ha dado una vuelta de tuerca al 5.2 y ha creado un auténtico vehículo de competición adaptado a la calle.

Denominado Audi R8 GT, el vehículo se caracteriza porque los ingenieros alemanes han conseguido reducir 100 kg el peso final de coche, pasando de 1.625 kg a 1.525 kg. Muchas han sido los cambios en los materiales empleados y en la creación de los elementos para que esta bestia “adelgace”.

El bastidor del motor está hecho de magnesio ultra ligero, el grosor del parabrisas se ha reducido, la mampara que separa el motor del habitáculo y la luna trasera están realizadas en policarbonato y el portón y el parachoques traseros están construidos en plástico reforzado con fibra de carbono. Como no podía ser de otra forma, parte de la carrocería está hecha a mano en la planta de Neckarsulm. También, el sistema de frenos, los discos, la batería, el colector de admisión y la tapa aislante del motor han sufrido esta “dieta deportiva”.

Si el exterior ha sufrido cambios, el interior no iba a ser menos. Los asientos están fabricados en plástico reforzado con vidrio, la moqueta está hecha con material más ligero y algunos elementos producidos en fibra de carbono o forrados en Alcántara.

Su imagen exterior se diferencia del modelo base en los parachoques, el delantero con dos hendiduras en sus extremos que mejoran la carga aerodinámica y el trasero con dos salidas y un difusor más pronunciado, en el alerón fijo de fibra de carbono, en los retrovisores, que son más pequeños, y en la parrilla, que viene en negro mate. La gama de colores para la carrocería la forman cuatro: naranja Samoa metálico, gris Suzuka metálico, Ice Silver metálico y negro Phantom efecto perla.

Si a la reducción de peso sumamos un aumento en la potencia del motor y que es una versión limitada de 333 unidades, el resultado es un coche de colección. Como comentábamos, el 5.2 FSI de 520 CV ha sufrido algunos cambios para que su potencia ascienda a 560 CV y de un par de 540 Nm. Con él, el Audi R8 GT acelera de 0 a 100 km/h en 3,6 segundos (3,9 segundos el Audi  R8 5.2 FSI V10 quattro), de 0 a 200 km/h en 10,8 segundos  y alcanza una velocidad máxima de 320 km/h (316 km/h).

Cada Audi GT R8 tiene una placa con su número de producción en el turno de pomo de la palanca. Los afortunados de tener este coche exclusivo en su garaje deberán abonar 193.000 €, que es lo que vale en Alemania.

Tags

Noticias relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

Si desea obtener información sobre definición de cookies en internet pinche aquí.

CERRAR