audi quattro competicion (6)

30 Años de Audi quattro en competición (1ª parte)

Han pasado ya tres décadas desde que nació un concepto que revolucionó el mundo de la competición. La llegada del Audi quattro al Campeonato del Mundo de Rallyes dio un giro radical a esta especialidad. Treinta años después el sistema sigue plenamente vigente en el deporte de los tramos cronometrados, donde todos los vehículos punteros son de tracción a las cuatro ruedas.

Los más escépticos dibujaron una sonrisa al conocer que Audi pretendía ganar en el Mundial de Rallyes con un vehículo equipado con tracción a las cuatro ruedas. El que no pensaba que su fiabilidad no aguantaría los rigores de los tramos cronometrados, creía que al repartir la potencia a los dos ejes su competitividad se quedaría muy comprometida. Incluso muchos pensaban que un modelo de cinco cilindros nunca sería ganador.

Han pasado ya tres décadas desde que el primer Audi quattro fue mostrado en el Salón de Ginebra, y desde entonces se han conseguido 24 triunfos en rallyes del Mundial, dos títulos de pilotos y otros dos de marcas, tres victorias en el Pikes Peak y 23 títulos de circuitos. Un historial casi imposible de igualar.

Pero más que esas frías aunque impresionantes cifras, lo que realmente ha conseguido la tecnología Audi quattro en el mundo de la competición es dejar una huella imborrable. Esas cuatro garras que se aferran al asfalto, la tierra o la nieve se han convertido en todo un símbolo para los amantes de las carreras. Tanto es así, que se puede asegurar que hay un antes y un después de la llegada de los Audi quattro a la competición.

Revolución en el Mundial de Rallyes
El Campeonato del Mundo de Rallyes acababa de arrancar en los años setenta. Desde 1973 hasta 1978 tan sólo había título de constructores, y fue a partir de 1979 cuando se instauró el campeonato de pilotos. Entonces los vehículos de tracción trasera eran los dominadores de la contienda, con algunas tímidas incursiones de modelos de tracción delantera. Entre otras cosas, el reglamento prohibía la utilización de la tracción total en los rallyes, y ningún fabricante ni siquiera se cuestionó su uso… hasta que apareció el Audi quattro.

Walter Röhrl im Audi Quattro A2 Rallye am Col de Turini

La Federación Alemana, a instancias de Audi, solicitó desde 1977 a la Federación Internacional de Automovilismo autorización para que los vehículos de cuatro ruedas motrices fueran permitidos en el Mundial de Rallyes. Al mismo tiempo, la firma de Ingolstadt había consultado con el resto de fabricantes involucrados en la disciplina si tenían algún problema en rescindir la norma que prohibía la tracción total. La respuesta fue unánime, “¡Por supuesto que no hay problema alguno!” Entonces nadie creía viable un vehículo 4×4 de rallyes, y si además era Audi quien los solicitaba, la amenaza era prácticamente inexistente, ya que el único modelo del catálogo del productos del Grupo Volkswagen que incorporaba este tipo de tracción era el Iltis de tan sólo 75 caballos. Lo que nadie conocía es que desde la primavera de 1977 en la firma de los cuatro aros se trabajaba en un proyecto, cuya denominación interna era “262”, para crear un vehículo deportivo de tracción total. Tres jóvenes ingenieros trabajaban en él: Jörg Bensinger, director del área de comprobación de trenes de rodaje, Walter Treser, director del proyecto y el doctor Ferdinand Piech, máximo responsable técnico de la empresa. Así, en el Libro del Año 1979 de la FIA (el denominado “Libro Amarillo”) se incluía una sección en la que se permitía el uso de vehículos de tracción total en los rallyes.

Y fue en el Salón de Ginebra de 1980 cuando el Audi quattro vio la luz por primera vez, mostrando al resto de fabricantes la que sería su arma para los rallyes. En ese momento sólo se habían construido 24 unidades de las 400 necesarias para su homologación como vehículo de competición, su desarrollo para la calle no se había completado, y no estaba listo para la comercialización. Menos aún lo estaba para su entrada en el Mundial, ya que ni siquiera se había iniciado el proyecto en el recién creado departamento de Audi Sport. Pero ya se comenzaron a dar los primeros pasos. A pesar de que ese año Hannu Mikkola, uno de los pilotos finlandeses más punteros del momento, tenía contrato para correr el Campeonato del Mundo compaginando un Ford Escort del equipo de David Sutton y los Mercedes-Benz oficiales, fue contratado por Audi para la puesta a punto de su nuevo modelo.

La primera demostración de su potencial llegó en el Rally de Algarve, a finales de 1980. Los organizadores portugueses de esta prueba del Campeonato de Europa permitieron a Audi que sacara su nuevo modelo quattro conducido por Mikkola ejerciendo las labores de coche cero. Aunque no compitió oficialmente, se tomaron tiempos y el resultado final habría sido una contundente victoria, ya que su tiempo total fue ¡26 minutos! mejor que el del ganador.

Jubilaeumsmagazin Historie

Debut en el Rally de Montecarlo, victoria en el de Suecia
Con ese excepcional antecedente se llegó al Rallye de Montecarlo de 1981. El equipo oficial Audi debutaba en el Campeonato del Mundo. Además del coche conducido por Hannu Mikkola, se inscribía otro para una mujer, la francesa Michelle Mouton, que completaba el equipo oficial para esa temporada. Y de la mítica cita monegasca se regresó con un sabor agridulce. Mouton ni siquiera llegaba a completar el primer tramo cronometrado, ya que su coche tuvo problemas de alimentación en la etapa de concentración y se tuvo que retirar. Mikkola por su parte dejaba claras muestras de la competitividad del nuevo quattro. Tras seis especiales lideraba la clasificación con seis minutos de ventaja sobre el segundo clasificado, aunque entonces tuvo problemas con el alternador, se salió de la carretera y al final acabó en la posición 91ª.

La demostración efectuada por el piloto finés quedó confirmada en la segunda cita del certamen, Suecia, en la que sobre la nieve y el hielo quedó clara constancia de la superioridad del Audi quattro. Mikkola acabó casi dos minutos por delante del Ford Escort de Ari Vatanen, culminando la primera victoria de un vehículo con tracción total en el Campeonato del Mundo, además de ser la primera vez que un piloto no sueco ganaba la cita escandinava.

Al tratarse de un vehículo totalmente nuevo, el trabajo de puesta a punto dio algún quebradero de cabeza, aunque ya en agosto, en el Rallye 1000 Lagos de Finlandia, Mikkola regresaba al podio. Pero en la temporada de 1981 se vivieron más hechos históricos de la mano del nuevo modelo de rallyes de la marca de los cuatro aros. Fue en octubre cuando por primera vez una mujer, Michelle Mouton, se alzaba con el triunfo absoluto en una prueba del Mundial, el Rallye de Sanremo. La temporada se culminaba con el triunfo de Mikkola en el RAC y la tercera posición final para el finés en el campeonato de pilotos.

Walter Röhrl im Audi Quattro A2 Rallye am Col de Turini

Técnica: totalmente innovador
La llegada del Audi quattro al Campeonato del Mundo de Rallyes se produjo en un momento de cambios en la especialidad. Era el fin de la reglamentación de los grupos 1, 2, 3 y 4, que dejaban paso a los grupo N, A y B. Para homologar un grupo N ó A había que construir 5.000 ejemplares de serie, y para el grupo B eran necesarias 200 unidades. Pero como el Audi quattro debutó en competición en 1981, un año antes de la entrada de esta nueva reglamentación, fue homologado como grupo 4, por lo que hubo que construir 400 unidades, que no estuvieron completadas hasta casi el momento de la salida del Rallye de Montecarlo.

Además de su sistema de tracción a las cuatro ruedas, que anteriormente a su debut tan sólo había sido utilizado en rallyes por Subaru y Land Rover en las pruebas africanas, el Audi quattro también se distinguía por la utilización de un propulsor de 5 cilindros y 2,1 litros de cilindrada que, gracias a la turboalimentación, desarrollaba una potencia de 360 caballos. Para hacernos una idea, los mejores coches de la época rondaban los 250 caballos de potencia. Pero en el Audi quattro había que solventar su mayor peso, producido por montar un motor de cinco cilindros y por equipar un sistema de transmisión también más pesado.

Precisamente esa era una de las pegas que frenaron a otros fabricantes a montar sistemas de tracción total en sus vehículos. Aumentaba mucho su peso y la potencia del motor debía ser repartida entre dos ejes. Según los “gurus” técnicos de otras marcas, lo que se ganaba en agarre se perdía en peso, distribución de la potencia y fiabilidad. Porque nadie creía que un sistema de transmisión 4×4 aguantaría las inclemencias a las que está sometido un vehículo de rallyes, que pisa piedras, baches, cunetas y todo tipo de golpes en sus diferenciales. Y de ahí el éxito de Audi, que demostró al mundo que una cosa no estaba reñida con la otra, y pronto el resto de marcas participantes en el Mundial tuvieron que seguir sus pasos.

Llegan los títulos mundiales
No tardó Audi en conseguir su primer título mundial. Fue en 1982, su segunda temporada en la contienda. Ese año el equipo se reforzó con el sueco Stig Blomqvist, que acompañó a Mikkola y Mouton a lo largo de la temporada. Ya en Montecarlo se vio que habría que contar con la fémina, ya que en una edición con poca nieve estuvo peleando hasta casi el final por el triunfo. Una salida de carretera la impedía conseguirlo.

Suecia fue de nuevo territorio del quattro, cuyas “garras” se aferraban a la nieve mejor que ningún otro rival, aunque esta vez era Blomqvist el que se llevaba el triunfo. En Portugal ganaba Mouton, que posteriormente repetiría en el Acrópolis griego y en Brasil, por lo que llegó a la última cita de la temporada en Costa de Marfil peleando por el título frente al alemán Walter Röhrl, que entonces corría con Opel. La francesa mostró un coraje fuera de lo común, ya que tomó la salida a pesar de que su padre había fallecido la víspera. Pero la suerte no estuvo de su lado, ya que sufrió algunos problemas cuando marchaba cómoda en cabeza, y posteriormente sufría un accidente que la apeaba del rallye y del título.

Pero los tres triunfos conseguidos por ella, sumados a los dos de Blomqvist en Suecia y Sanremo y los dos de Mikkola en el 1000 Lagos y el RAC británico daban a Audi el primer título de marcas. En el campeonato de pilotos Mouton era subcampeona y sus dos compañeros ocupaban la tercera y cuarta plaza final de la tabla.

Y si un año antes la marca de Ingolstadt se hacía con el título de constructores, en 1983 conseguía el campeonato y el subcampeonato de pilotos con Mikkola y Blomqvist. De nuevo era el resbaladizo Rallye de Suecia el que abría el marcador de victorias para Audi, que conseguía el doblete de la mano de Mikkola y Blomqvist, repitiendo doblete en Portugal, esta vez con Mikkola y Mouton. Los triunfos en Argentina y el 1000 Lagos daban el título al finlandés en un año que se culminó con una nueva victoria del quattro en el RAC, esta vez de la mano de Blomqvist.

La era dorada de los grupo B
La nueva reglamentación de los grupo B iba cuajando, y si en 1983 aparecía el Lancia 037 como máximo rival de los Audi, aunque con tracción trasera, en 1984 llegaría otra marca que seguía los pasos de los quattro: era el Peugeot 205 Turbo 16 de tracción total, que debutó en el Tour de Córcega. Pero en Ingolstadt no se dormían y tras comprobar que la competencia llegaba apretando fuerte, decidieron homologar una nueva versión denominada A1.

Como el primer Audi quattro se desarrolló como grupo 4, la firma de los aros decidió aprovechar la mayor permisividad de la reglamentación de los grupo B para evolucionar su vehículo de rallyes. Se le llamó A1 porque su principal aportación era su bloque motor, ahora de aluminio, aunque un poco más adelante, en mayo de 1983, aparecía una nueva evolución, el A2, cuya cilindrada se había rebajado para beneficiarse de las ventajas de la reglamentación en cuestión de peso. Así, gracias a esta medida y a la incorporación de puertas de kevlar, se rebajó a cerca de 1.000 kilos su peso. Además, en esta nueva versión se incorporaba una culata de 20 válvulas que elevaba la potencia por encima de los 400 caballos.

Y si su eficacia ya quedó probada con el título de Mikkola de 1983, en 1984 los Audi dominaron absolutamente el Mundial. Para esa temporada la formación se reforzó con el fichaje de Walter Röhrl, el piloto que marcaría una época dorada de la firma de los cuatro aros en competición. Ya debutó de manera inmejorable en el Rallye de Montecarlo, en el que ganaba encabezando el triplete que completaron Blomqvist y Mikkola. También hubo triplete en la segunda cita del año, Suecia, el territorio favorito del modelo de los cuatro aros, con Blomqvist, Mouton y Per Eklund. Y la racha no se frenó en la tercera prueba, Portugal, donde era Mikkola el que daba el triunfo a la marca alemana.

Walter Röhrl im Audi Quattro A2 Rallye am Col de Turini

Blomqvist asumió el protagonismo del equipo a mitad de la temporada, ganando el Acrópolis, Nueva Zelanda y Argentina (donde de nuevo Audi firmaba otro triplete que completaban Mikkola y el argentino Jorge Recalde), siendo su triunfo en el Rallye Costa de Marfil el que le daba el título de pilotos. Además de proclamarse campeón, Blomqvist conseguía una marca histórica, ya que se convertía en el primer piloto capaz de ganar cinco rallyes en una misma temporada, un récord que permaneció imbatido hasta muchos años después. Para el campeonato de marcas hubo que esperar al RAC de Gran Bretaña, en el que se culminó el año más brillante del quattro en competición.

Nuevos rivales, pero Audi sigue triunfando
La llegada de nuevos rivales obligó a seguir evolucionando el Audi quattro de rallyes. A pesar de que estaban dominando la temporada 1984 con claridad, en el Tour de Córcega la firma germana estrenó su nueva evolución, la versión Sport S1, cuya potencia se elevaba a la nada desdeñable cifra de 510 caballos de potencia. Pero echando un simple vistazo, lo que más destacaba de esta versión era su nueva fisonomía externa, producto de un redimensionamiento en el que se buscó un mejor reparto de pesos.

Así, la nueva versión del victorioso modelo de competición era 244 milímetros más corta que la anterior, y 57 milímetros más ancha. Pero el problema era que su elevado potencial, igual al de un fórmula 1 de esa época, resultaba difícil de controlar. A pesar de que se comenzó a trabajar con diferenciales viscosos Torsen y que se incorporó una caja de cambios de 6 velocidades, los pilotos que lo conducían se bajaban extenuados por las elevadas exigencias a que se veían sometidos.

Pero la culminación del Audi quattro de competición llegó con su última evolución, denominada E2, en 1985. A pesar de que exteriormente su fisonomía resultaba muy espectacular gracias a la profusión de elementos aerodinámicos, la verdadera filosofía de este nuevo modelo era conseguir un mejor reparto de pesos entre el tren delantero y el trasero una vez más. Si en su anterior evolución un 58% del peso recaía en el tren delantero, en esta nueva versión se conseguía un equilibrio casi perfecto del 52% delante y 48% detrás, entre otras cosas, gracias al traslado de los radiadores, construidos en fibra de carbono, los ventiladores y el alternador a la parte trasera del vehículo.

audi quattro competicion (6)

Aunque hay quien especula que se llegaron a superar los 600 caballos de potencia, las cifras oficiales de la marca hablaban de 550, con una aceleración de 0 a 100 kilómetros por hora de sólo 3,1 segundos. Y es por ello por lo que el trabajo aerodinámico resultó vital para conseguir que el “avión” no despegara al pisar los pilotos el acelerador. Al tiempo también se buscó la máxima refrigeración. En el motor se usaba un sistema de inyección e agua, elemento que también era usado para regular la temperatura de los frenos. A nivel de transmisiones también se trabajó mucho en los diferenciales Torsen de accionamiento viscoso y unidades hidráulicas.

Adelantándose una vez más a su tiempo, se introdujo una caja de cambios semiautomática similar a la Porsche PDK utilizada en los vehículos de Sport Prototipos y Le Mans, y precursora de los actuales cambios de doble embrague S tronic de serie.

La mejor demostración del poderío de este “monstruo” de la competición llegó en el Rallye de Sanremo de 1985, donde Walter Röhrl se impuso por más de seis minutos al Peugeot de Timo Salonen. Ese año Stig Blomqvist consiguió el subcampeonato de pilotos, y el propio Röhrl fue tercero, y Audi también acabó subcampeona de marcas.

El camino iniciado por Audi en 1980 fue seguido por otras muchas marcas. Además del Peugeot 205 Turbo 16, Lancia también se introducía en el mundo de la tracción total con el S4, Ford con el RS200, Citroën con el BX 4TC o Rover con el MG Metro 6R4. Pero la escalada de potencias se había desbordado, y la de 1986 fue una temporada trágica. Ya en el Rally de Portugal Joaquim Santos se salía en la Sierra de Sintra con su Ford RS200, arrollando a varios espectadores. Tres de ellos fallecieron y otros treinta acabaron heridos. Los equipos oficiales decidieron retirarse en señal de duelo, pero Audi fue más lejos, anunciando su retirada de la contienda pocos días después y adelantándose una vez más a los acontecimientos. Poco después, en el Tour de Córcega, era el Lancia Delta S4 de Henri Toivonen y Sergio Cresto el que sufría un accidente en el tramo de Corte-Taverna, en el que ambos murieron al explotar el vehículo tras el impacto. Entonces la Federación Internacional de Automovilismo decidía acabar con la escalada, prohibiendo los grupo B a partir de la siguiente temporada, 1987.

 

30 Años de Audi quattro en competición (2ª parte)

 

 

Tags

Noticias relacionadas

2 comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

Si desea obtener información sobre definición de cookies en internet pinche aquí.

CERRAR