Acura NSX GT3 Racecar

Acura NSX GT3, listo para competir

La firma japonesa nos muestra al nuevo Acura NSX GT3 en acción, la variante de competición desarrollada sobre la base del nuevo Honda NSX de producción (o Acura NSX, en este caso) que cuenta con homologación FIA GT3 y que, a diferencia del modelo de calle, prescinde del sistema de propulsión híbrido. Empezará a competir en Norte América el próximo año.

¿Quieres conocer a la variante de competición para circuitos del nuevo Honda NSX? El fabricante japonés acaba de compartir nuevas fotografías del Acura NSX GT3, unas imágenes que nos muestran por primera vez a este radical vehículo en acción tras su debut, a finales del pasado mes de marzo, en el Salón de Nueva York 2016. Este bólido, que cuenta con homologación FIA GT3 y que pisará las pistas de carreras por primera vez en 2017, presenta importantes diferencias con respecto al modelo de calle.

No te pierdas: Fernando Alonso prueba el nuevo Honda NSX en Estoril

Hay cambios que se aprecian a simple vista, como los introducidos en la carrocería del NSX GT3, que además, para la ocasión deja a la vista su estructura de fibra de carbono. Las modificaciones aerodinámicas incluyen un agresivo paragolpes delantero, un colosal alerón trasero fijo, un gran difusor o unas salidas de aire más grandes sobre el capó. Para garantizar un funcionamiento óptimo incluso en los circuitos más calurosos de Norte América (lugar donde, en principio, competirá en exclusiva), dispone también de un sistema de refrigeración optimizado.

Acura NSX GT3 Racecar

Las novedades que no se ven tan fácilmente son las que atañan al sistema de propulsión. Mientras que el último Honda NSX que ha llegado al mercado dispone de un sistema híbrido que hace que cuente con nada menos que cuatro motores, tres eléctricos y uno térmico, que le permiten ofrecer tracción a las cuatro ruedas, el nuevo Acura NSX GT3 es mucho más sencillo. Los chicos de Honda han prescindido de los tres propulsores eléctricos, de forma que ahora es un bólido de propulsión movido exclusivamente por un bloque 3.5 V6 biturbo.

Es el mismo motor que monta el NSX de calle, sin embargo, en este caso no está ligado al cambio automático de doble embrague y nueve velocidades que monta el de producción. Para la ocasión, el Acura NSX de carreras recurre a una caja de cambios secuencial de competición con seis marchas que se encarga de gestionar la potencia del propulsor y de enviarla hasta los dos neumáticos traseros.

Tags

Noticias relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

Si desea obtener información sobre definición de cookies en internet pinche aquí.

CERRAR