Marcas sospechosas de manipular emisiones

30 modelos son sospechosos de manipular sus emisiones

Diecisiete fabricantes -30 modelos- son sospechosos de equipar en alguno de sus modelos un sistema que desconecta un mecanismo de emisiones limpias para ganar potencia.

El Ministerio de Transporte alemán ha mostrado sus dudas sobre los dispositivos de control de emisiones contaminantes de diecisiete fabricantes y 30 modelos. Los 53 vehículos examinados de 20 marcas no portan un sistema que falseaba las emisiones como el que equipaban algunos automóviles del Grupo Volkswagen, sino un dispositivo más allá de los filtros físicos que los coches deben tener siempre activo y que sólo puede desconectarse cuando alcanzan determinadas temperaturas para proteger el motor. El Ministerio de Transportes explica que el rango de temperaturas en las que estos sistemas se desconectan es demasiado amplio, por lo que todo parece indicar que se apagan indebidamente para que el motor gane potencia.

Alexander Dobrindt, titular de Transportes alemán, ha aclarado: “No se ha identificado ningún vehículo que hubiera usado el mecanismo para manipular que Volkswagen, pero sí que se han demostrado otros sistemas técnicos con los que los fabricantes han modificado sus controles de emisiones”.

Ha sido Dobrindt el que ha difundido las diecisiete marcas, cinco alemanas y doce ‘extranjeras’, y los modelos sospechosos sobre los que pesa la duda:

Según el informe de la comisión de investigación creada por el Ministerio de Transportes alemán, las marcas sospechosas de fraude en el sistema de medir las emisiones son:

Alfa Romeo
Giulietta

Audi
A6

Chevrolet
Cruze

Dacia
Sandero

Fiat
Ducato

Ford
C-Max

Hyundai
ix35
i20

Jaguar
XE

Jeep
Cherokee

Land Rover
Range Rover

Mercedes-Benz
V250 bluetec

Nissan
Navara

Opel
Insignia
Zafira

Porsche
Macan

Renault
Kadjar

Suzuki
Suzuki Vitara

Las marcas alemanas sospechosas de manipular sus emisiones han acordado con el Ejecutivo germano revisar un total de 630.000 coches. Aunque a las compañías extranjeras no se les puede exigir un examen al tener su sede fuera de Alemania, se les pedirá explicaciones.

Estas nuevas sospechas llegan tras el caso de trucaje de los motores del Grupo Volkswagen. Tras destaparse el caso del gigante alemán, Ministerio de Transportes encargó a la Oficina Federal de Vehículos a Motor estudiar los niveles de emisiones de más de 50 modelos de 20 firmas automovilísticas. Tras analizar dos tercios, en noviembre, la KBA ya avanzó que había detectado valores de emisiones de gases por encima de lo permitido.

Tags

Noticias relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

Si desea obtener información sobre definición de cookies en internet pinche aquí.

CERRAR