10-claves-ahorro-combustible

10 claves para ahorrar combustible al volver de vacaciones

Aquí tienes 10 claves para ahorrar combustible al volver de vacaciones. Mediante la conducción eficiente podrás conseguir un ahorro de hasta un 15% de carburante mediante la puesta en práctica de estos sencillos y prácticos consejos que nos facilita el RACE. Además, la aplicación de estos pasos no solo optimiza el consumo, sino que también es capaz de reducir las emisiones de CO2 mejorando el impacto medioambiental, incrementado la seguridad y la comodidad de los ocupantes.

Aquí tienes 10 claves para ahorrar combustible al volver de vacaciones. Mediante la conducción eficiente podrás conseguir un ahorro de hasta un 15% de carburante mediante la puesta en práctica de estos sencillos y prácticos consejos que nos facilita el RACE. Además, la aplicación de estos pasos no solo optimiza el consumo, sino que también es capaz de reducir las emisiones de CO2 mejorando el impacto medioambiental, incrementado la seguridad y la comodidad de los ocupantes.

No te pierdas: II Eco Rally Auto Bild 2015: nuestra participación con Dacia

Para una media de 15.000 kilómetros anuales, y un consumo de 5,5 litros a los 100 kilómetros, el ahorro podría superar los 130 euros anuales con tan solo poner en práctica al volante estas sencillas técnicas de conducción eficiente. A modo de inciso, el RACE recuerda la importancia del mantenimiento del vehículo ya que en lo que llevamos de año han aumentado un 12% las averías en carretera, sobre todo por fallos en baterías, neumáticos y motor. Una revisión periódica y un rápido chequeo antes de salir de los niveles podrían reducir el riesgo de fallo mecánico.

1- Planifica bien tu viaje

Un viaje planificado permite llegar al destino de forma rápida, fácil y segura. Conocer el estado del tráfico, evitando congestiones, y buscar el momento de menor volumen de coches, facilitará el retorno y reducirá con ello los consumos.

2- Comprueba la presión de los neumáticos

Los neumáticos deben ir hinchados con la presión recomendada por el fabricante y en función de la carga que se vaya a llevar y con un dibujo correcto que mejorará, no solo la seguridad, sino el consumo de combustible. 0,5 bares menos de presión en los neumáticos aumenta el consumo en 4%.

3- Reduce las cargas innecesarias

Antes de emprender la marcha, y más si se trata de un viaje, debemos racionalizar el volumen y el reparto de la carga. Un exceso de 100 kilogramos de carga aumenta el consumo en un 6%.

4- Arranque y puesta en marcha

Arranca el motor sin pisar el acelerador. Usa la primera marcha solo para el inicio y cambia a segunda pasados 2 segundos o 6 metros, aproximadamente. Comienza a conducir lentamente y evita acelerar bruscamente. Acelerar 20 km/h en 5 segundos ahorra un 11 % de carburante.

5- Mantener la velocidad uniforme

Mantén la velocidad lo más uniforme posible, buscando fluidez en la circulación y evitando frenazos, aceleraciones y cambios de marcha innecesarios. Para decelerar, suelta el acelerador y deja rodar el vehículo con la marcha engranada apoyándote en el freno lo más tarde posible y cambiando de marcha a continuación. Presta atención a las bajadas.

6- No mantengas el motor inactivo

En paradas prolongadas, como las que se producen en una retención de tráfico, es recomendable para el motor del coche. Un motor a ralentí con el aire acondicionado durante 10 minutos consume 0,13 litros a los 100 km.

7- Uso del aire acondicionado

Para refrigerar el coche en carretera, mejor utiliza el aire acondicionado. Las ventanillas abiertas provocan un efecto freno al entrar el aire en el coche, aumentando la resistencia y con ello el consumo. El uso del aire acondicionado y no el de la ventana, reduce el consumo en un 12%.

8- Usa el freno del motor

Si detienes el acelerador cuando percibes que debes frenar, se detiene el suministro de combustible, con lo que el rendimiento aumenta en un 2%. La distancia de seguridad es clave en este paso, conduce con dos o tres vehículos de distancia con el que te precede.

9- Cambio de marcha a bajas revoluciones

Circula el mayor tiempo posible en las marchas más largas y a bajas revoluciones. En ciudad, intenta circular en cuarta o quinta marcha, respetando los límites de velocidad. Un motor diésel necesita cambiar de velocidad entre 1.500 y 2.500 rpm, mientras que los gasolina lo hacen entre 2.000 y 2.500 rpm.

10- Aprovecha las bajadas

Los descensos te permiten aprovecharlos para ahorrar en consumo. Aprovecha la inercia para adelantar el cambio de marchas circulando a bajas revoluciones. En las subidas, retrasa al máximo reducir de marcha, incrementando la presión sobre el acelerado, aunque nunca pisando a fondo.

Tags

Noticias relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

Si desea obtener información sobre definición de cookies en internet pinche aquí.

CERRAR